En relación con las declaraciones realizadas por el presidente de Ferepa Biobío, Hugo Arancibia Zamorano, desde PacificBlu reaccionaron. Fue el gerente general de la compañía de alimentos del mar con sede en Talcahuano, Marcel Moenne, quien lamentó las afirmaciones, asegurando que “no se ajustan a la realidad en el caso de la pesca de arrastre de la merluza común en nuestro país”.

Marcel Moenne afirmó que “durante el debate legislativo, a propósito de la moción que pretendía eliminar la pesca de arrastre, los más destacados científicos y académicos de nuestro país señalaron con toda claridad que el sistema de arrastre no era la causa de sobrexplotación de la merluza común, sino que era la pesca ilegal”.

Cabe destacar que durante la discusión parlamentaria, de manera inédita, el Comité Científico Técnico de recursos demersales de la zona centro sur emitió una declaración donde aseguraba que “en base a la mejor información científica disponible el proyecto de ley que prohíbe el uso del arte de pesca de arrastre no cumple con el propósito de contribuir al proceso de recuperación de la merluza común”.

El ejecutivo explicó que la última ley de pesca estableció la obligación de implementar planes para la reducción del descarte en las principales pesquerías artesanales e industriales. En el caso de la pesquería de merluza común industrial, el Instituto de Fomento Pesquero (IFOP) y su equipo de observadores científicos embarcados desarrolló un programa y con la colaboración de los más destacados expertos nacionales se implementaron una serie de mejoras.

Moenne afirmó que “entre lo más importante se mejoró la selectividad de las redes, se incorporaron sistemas de exclusión para fauna acompañante y se implementó un programa de buenas prácticas de pesca. Según la última información pública disponible recopilada por los observadores científicos, la selectividad de la pesca de merluza común es de un 98,22% siendo una de las más selectivas a nivel mundial”.

Además, agregó que “estamos disponibles para que se realicen más estudios y así analizar la sustentabilidad de todos los artes de pesca que operan en la pesquería de la merluza común tales como el arrastre, enmalle y espinel. Estamos seguros que los resultados obtenidos con nuestro sistema de pesca moderno y utilizando equipos electrónicos de última tecnología nuestros resultados en selectividad van a ser consistentemente mejores que los otros sistema de captura que se pretenden imponer equivocadamente para reemplazar la pesca de arrastre”.

Para finalizar, Marcel Moenne sostuvo que “compartimos absolutamente el anuncio hecho por la subsecretaria de Pesca y Acuicultura de que se ha contratado a la FAO para analizar la sustentabilidad de todos los artes de pesca artesanales e industriales. Esperamos que esto contribuya a fortalecer la evidencia ya existente y así las decisiones que se tomen y las opiniones que se realicen sean con evidencia técnica y no en base a supuestos equivocados o que quizás responden a realidades de otros países u otros tiempos”.

Fotografía: PacificBlu