Este jueves 24 de junio se realizó una nueva charla en el marco del segundo ciclo FISH Great Talks, organizado por Skretting Chile con la colaboración de DSM, Hendrix Genetics y Scale AQ. En esta oportunidad, se abordó la temática de mejoramiento genético en salmón Atlántico, con la participación de Robbert Blonk, director de I+D de Acuicultura en Hendrix Genetics, quien expuso sobre las diversas innovaciones que se están desarrollando en materia de genética para mejorar el performance de los peces.

Previo a la presentación del experto, Claudio Larraín, gerente comercial de Hendrix Genetics Chile, agradeció la oportunidad de poder participar de la iniciativa FISH Great Talks, señalando que “esto nos permite compartir conocimiento y discutir temas que son tremendamente relevantes para toda la industria”; mientras que Jolanda van Haarlem, CEO Hendrix Genetics, a través de un video se hizo presente comentando que “la genética es una herramienta poderosa que aumenta la producción de proteínas animales de forma balanceada y sostenible. Estamos muy orgullosos de contribuir al éxito de la industria con genética de la más alta calidad. Confiamos en que la información que nuestros colegas compartirán hoy será útil para hacer que la industria salmonicultora chilena sea aún mejor y más exitosa de lo que ha sido hasta ahora”.

Mejoramiento genético

Enlazado vía streaming desde Holanda, Robbert Blonk fue el encargado de dictar la charla magistral “Innovación en mejoramiento genético en Salmón del Atlántico: Tecnologías actuales y futuras”, donde ahondó en el enfoque utilizado por Hendrix Genetics para optimizar el cultivo de salmón a través de la genética y cómo ha evolucionado esta materia para convertirse en una herramienta de alta tecnología. “Hoy ya estamos hablando de aplicar y editar la genética, es decir, cambiar el ADN en una forma muy minuciosa”, comenzó señalando el experto.

Precisó que “en Hendrix Genetics creemos que para tener un negocio saludable tenemos que ver la genética teniendo en mente el producto final, es decir, no solo tener animales que producen rápidamente, sino que tener animales que lleguen al final del ciclo saludables, produciendo poco impacto en el ambiente y que contribuyan a una cadena de valor de alto nivel. Entonces, para tener una genética balanceada deberíamos comenzar viendo lo que quieren los consumidores y los mercados para seleccionar con el propósito correcto y tomar decisiones apropiadas”.

De esa manera, según señaló Robbert Blonk, Hendrix Genetics ha apostado por desarrollar la selección genómica. “Con programas genéticos basados en el genoma podemos hacer mejoramientos en el tiempo mucho más allá de lo que se podía hacer con la modificación genética. Es una herramienta muy poderosa y lo más importante es que podemos asegurar una genética balanceada y podemos mejorar muchos rasgos al mismo tiempo”, afirmó el experto.

Añadió que “la selección genómica es una tecnología  donde nos enfocamos profundamente dentro de la secuencia del ADN para tener una selección más detallada. Usamos la genética de nuestros animales individuales y podemos seleccionar en forma más detallada los mejores ejemplares. Para esto, es importante distinguir dos poblaciones, una de entrenamiento y otra de los candidatos a ser futuros reproductores. Se somete el grupo a ensayos y desafíos, registrando cada variación y tomando muestras del ADN de diferentes marcadores. Registramos miles, esta es una de las grandes diferencias de lo que se hace con los QTL”.

Programas de desafío

Con respecto a cómo se pueden abordar las enfermedades desde el punto de vista de la genética, Robbert Blonk señaló que esta área de la ciencia “tiene una parte de la solución, pero no es la única. Igualmente hay que evaluar otras estrategias de manejo para reducir los impactos de las enfermedades. Sin embargo, la genética claramente tiene un rol significativo en la reducción de los tratamientos que necesitan los peces frente a las patologías”.

El ejecutivo indicó que la compañía ha desarrollado estudios para desafiar a los peces frente a diferentes patógenos, como SRS, Cáligus y BKD, entre otros, y estudiar su performance y viabilidad de sobrevivencia. “En el caso de SRS, podemos predecir un aumento de sobrevivencia del 10% en nuestras poblaciones; mientras que en el caso del piojo de mar podemos ver una reducción del 5% a 8%. Todo esto es una predicción y tenemos que ver cómo esto funciona realmente en terreno y en los diferentes ambientes y manejos. Pero estos son cambios significativos”, sostuvo.

Otra de las patologías estudiadas es la enfermedad bacteriana del riñón o BKD, sobre la cual Robbert Blonk señaló que “no podemos darles ningún rendimiento predictivo todavía porque los proyectos y la investigación está en curso. Queremos ver la resistencia en la tolerancia a este patógeno, específicamente porque el BKD es una enfermedad crónica. Esto lo hacemos desarrollando diferentes tecnologías de screening y viendo diferentes parámetros fisiológicos al mismo tiempo. Esperamos que el producto salga al mercado en el 2022”.

Con respecto a la Necrosis Pancreática Infecciosa (IPN), en tanto, el experto comentó que “estamos haciendo un esfuerzo de monitorear el caso de IPN. Estamos utilizando el QTL para seleccionar nuestros animales con una resistencia más alta y estamos haciendo un screening de diferentes brotes para las diferentes variedades del patógeno. Esperamos poder utilizar esto para ver nuestros marcadores. Tenemos que adaptar toda nuestra estrategia para luchar contra esta enfermedad”.

Nuevas tecnologías

Finalmente, con respecto a las nuevas tecnologías que se están utilizando dentro de los programas genéticos, el expositor indicó que “la capacidad computacional y la disponibilidad de algoritmos hoy hacen posible procesar grandes cantidades de datos, a diferencia de años atrás, y esto enriquece las posibilidades de selección. Tratamos de hacerlo a través de fenotipificación de alto rendimiento. Estamos trabajando en esto porque necesitamos más datos y más precisos”. Agregó que “el aprendizaje de máquinas e inteligencia artificial también son herramientas poderosas que nos ayudan a mejorar la selección de los animales”.

El experto también se refirió a la edición genética, técnica que hace referencia a que secuencias de ADN se modifican o editan directamente en el genoma de una célula. “La edición del gen es algo que se presenta con gran potencial. Con una técnica de laboratorio podemos editar los genes y cambiar el código genético del animal para que pueda sobrevivir frente a ciertos factores”. Sin embargo, el experto afirmó que aún se necesita más investigación para saber qué genes editar y poder aplicar esta tecnología de la manera más segura posible.