Durante este mes de junio, la empresa Bioled, dedicada a desarrollar sistemas de fotoperiodo artificial para la salmonicultura, cumple 15 años, en una trayectoria que ha permitido generar más de 90 puestos de trabajo y reconocimientos para sus socios fundadores, Claudio Bertín y las hermanas Cristina y Ximena Navarro.

Hasta la fecha, la empresa se encuentra presente en la mayor parte de la industria nacional, con 101 centros activos y 7.443 luminarias instaladas en el agua. A su vez, Bioled también tiene presencia internacional en Costa Rica, Ecuador, Perú, Finlandia, Polonia, Estados Unidos, Australia (Tasmania) y Nueva Zelanda.

El gerente técnico de Bioled, Claudio Bertín (en la foto destacada), se refirió a cómo fue avanzando la trayectoria de Bioled y por qué es necesario destacarla en este aniversario número 15.

¿Qué significado tienen estos 15 años de vida?

Para mí es un orgullo ser uno de los socios fundadores de Bioled junto a dos grandes mujeres: Cristina y Ximena Navarro. Partimos con una loca idea que pensamos que podría revolucionar el mercado de la salmonicultura: la iluminación artificial en el fotoperiodo en base a diodos LED.

Pero no fue fácil al comienzo, nos tocó la tarea de investigar muchísimo y cambiar las anteriores prácticas utilizadas en la industria. Desde la cantidad de iluminación radiada hasta incluso el color (longitud de onda) de la iluminación para fomentar el crecimiento de los peces y disminuir su maduración. Todo esto nos fue transformando desde ser los “referentes” en el mercado de la iluminación de fotoperiodo hasta lo que somos hoy “líderes” en el en mismo. Hoy por hoy nuestro lema es “Nos hacemos cargo”, ofreciendo servicios de fotoperiodo desde sus inicios en piscicultura hasta la cosecha en el mar.

Estos 15 años han sido muy enriquecedores en lo personal. Me integré a Bioled luego de haber trabajado en empresas de telecomunicaciones y papeleras, y esto trabajar con seres vivos ha sido todo un aprendizaje.

El crecimiento de Bioled en estos 15 años es fruto de mucho esfuerzo y perseverancia, que, sin la confianza de nuestros clientes y el compromiso de nuestros colaboradores, no sería posible.

¿Qué considera como lo más valioso que tiene Bioled como empresa?

Sin duda, lo que considero más valioso y destacable es nuestro departamento de Investigación y Desarrollo (I+D), ya que nos mantiene al día en términos de receptividad de la luz en los peces y junto con ello nos da las herramientas y la confianza para acompañar a nuestros clientes en todos sus procesos productivos, generando eficiencia y reducción de costos en cada ciclo productivo. Es por esto que nos destacamos del resto, porque nosotros no solo somos fabricantes de luminarias, eso lo hacen muchos otros. Lo que nos distingue es nuestro enfoque integral en todo el proceso del fotoperiodo.

Por otra parte, desde un ámbito más industrial, diría que el hecho de que en Bioled seamos fabricantes e instaladores en terreno de nuestros propios equipos, nos da la ventaja de poder atender cualquier modificación o mantención en tiempos muy reducidos.

No puedo dejar de mencionar, por supuesto, el gran equipo humano que tenemos. Contamos con más de 90 colaboradores a los cuales cuidamos permanentemente, ya que todos son muy importantes para nosotros.

¿Cuáles son los hitos que más destaca en la trayectoria de Bioled?

Han sido muchos. Creo que los más importantes pueden ser haber sobrevivido a las crisis del mercado a causa del virus ISA (anemia infecciosa del salmón), crear una gama de luminarias en potencias que van de 150W a 650W, el apoyo de Endeavor para potenciar nuestro negocio, cambiar del modelo de negocio de venta de luminarias al de servicios de iluminación, los eventos anuales de ‘Workshop Internacional en Fotoperiodo’, la certificación de nuestras luminarias para los mercados de Australia, Europa y pronto al de Norteamérica, y por último, los planes de sustentabilidad y la internacionalización de la empresa.