Este martes 29 de junio, el Instituto Tecnológico del Salmón (Intesal) de la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (SalmonChile) dio a conocer el lanzamiento de un reporte cuatrimestral que estará disponible en la página web del instituto y que proporcionará información relevante de la industria del salmón local.

Durante el lanzamiento de este primer informe, con datos entre enero y abril de 2021, el gerente general de Intesal, Esteban Ramírez, destacó los avances que se observan en materia de cáligus o piojo de mar. Según lo informado, para los primeros cuatro meses del año se observa una clara disminución, lo que muestra que las medidas que se han venido tomando desde hace unos dos años atrás –cuando se temía que el parásito pudiera proliferar con más fuerza– están dando resultados.

“Ha ocurrido que, ante la posibilidad de que empecemos a ver un aumento del cáligus (en 2019), las compañías comenzaron a cambiar la estrategia, yo diría que muy a tiempo. Asimismo, comenzó a cambiar la estrategia regulatoria y es probable que vengan más modificaciones”, dijo el ejecutivo.

Respecto de los cambios que se han implementado, Esteban Ramirez destacó que “lo primero es que hay una clara tendencia de tener los peces menos tiempo en el agua, y eso es gracias a diversos factores, como las empresas de genética que con sus programas de selección han logrado hacer peces de más rápido crecimiento; y también a las empresas de alimento, con sus dietas de alta energía, probióticos y todo lo que están haciendo para que el pez crezca más. Todo eso permite tener ciclos más cortos, lo que, sin duda, ayuda en el tema del cáligus”.

Además, “está el surgimiento de lo que nosotros hemos llamado tratamientos de efecto prolongado. Existe uno que se puede aplicar en agua dulce (lufenurón) y otro que se puede aplicar en agua mar (hexaflumuron). La gracia de estos tratamientos es que se aplican una vez y están protegiendo al pez en torno a 8 meses. Son alrededor de 6 a 8 meses en que no necesitas hacer nada más; el pez queda protegido. Entonces, en la actualidad hay un periodo muy largo en que el pez podría no tener problemas de cáligus”.

Finalmente, para la etapa restante hasta la cosecha, el ejecutivo destaca la aparición de nuevas alternativas de tratamiento, como productos naturales, que se han sumado a las terapias más tradicionales. Estas ayudan a reducir el uso de químicos, ayudando al mismo tiempo a mantener un buen control. “Está el peróxido de hidrógeno, el agua dulce y una serie de nuevas alternativas”, expresó el representante de Intesal.

De acuerdo con Esteban Ramírez, el surgimiento de nuevas terapias no farmacológicas está ayudando a cuidar las nuevas moléculas que han surgido y que están siendo efectivas. De esa forma, lo fármacos funcionan mejor y el menor uso es un aporte también en materia medioambiental. “Esperamos que esto se consolide y vayamos observando un cáligus relativamente controlado. Si uno ve la distancia en tiempo de los últimos dos grandes peak de cáligus que han habido el último tiempo, la distancia entre uno u otro es más larga”, reforzó el profesional.

Fotografía: Fundación Chile