Siete puertos renovaron su compromiso como terminales sustentables y comprometidos con el medio ambiente y su entorno, al renovar la certificación del primer Acuerdo de Producción Limpia (APL) de la actividad portuaria de la región del Biobío.

Se trata de Puerto Coronel, Portuaria Cabo Froward, DP World Lirquén, Terminal Oxiquim, Talcahuano Terminal Portuario, Muelles de Penco y San Vicente Terminal Internacional, terminales portuarios que revalidaron por un año la certificación del primer APL de la actividad portuaria de la región del Biobío, impulsado por la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático y coordinado por la Corporación Chilena de la Madera (Corma).

En mayo se aplicó la segunda auditoría de mantención a las instalaciones portuarias, según procedimiento estipulado en las normas chilenas de APL, verificándose el cumplimiento del 100% de las metas del acuerdo voluntario.

Las metas evaluadas están vinculadas con residuos líquidos, control de la contaminación acuática, dragados, manejo de residuos peligrosos, emisiones atmosféricas, eficiencia energética, seguridad ocupacional, responsabilidad social y capacitación.

El director ejecutivo de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, Giovanni Calderón, manifestó que “el trabajo público-privado desarrollado con este importante sector de la economía regional, ha sido un paso muy relevante para desarrollar un modelo de puerto sustentable, eficiente y comprometido con el medio ambiente, generando así ventajas competitivas al estar en mejores condiciones para cumplir con las exigencias de los convenios internacionales, que signifiquen una mejor rentabilidad para las empresas”.

En tanto, el gerente regional de Corma Biobío y Ñuble, Fernando Illanes, afirmó que, “lo que demuestra esta renovación del certificado es el compromiso del sector forestal con la sostenibilidad, valida los procesos y prácticas de los puertos principalmente en temas ambientales y sociales, lo que nos permite acercarnos cada vez más a los intereses de las personas aportando de manera transversal a la sociedad y pararnos muy bien en los mercados internacionales, mejorando la competitividad del sector. Esperamos continuar trabajando junto a los siete puertos y así fortalecer la cadena logística y la vinculación con los habitantes de la región”.

Entre los principales impactos generados en el marco del APL -validado por las seremi de Energía, Salud, Medio Ambiente y la Gobernación Marítima de Talcahuano- destacan la implementación de un Programa de Vigilancia Ambiental de las condiciones en el sistema marino, con mediciones en 46 estaciones de monitoreo en las tres bahías de la región.

Sumado a ello, se mejoró la gestión de los residuos, se incorporaron programas de eficiencia energética, medición de la huella de carbono y se implementaron buenas prácticas de dragado medidas para la minimización de la contaminación generada por material particulado y gases de combustión provenientes del transporte utilizado desde y hacia los terminales portuarios.