Las últimas semanas AQUA ha estado siguiendo en qué etapa se encuentra el proceso de relocalizaciones de concesiones de salmónidos. Tanto desde la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (SalmonChile), como desde la Asociación de Salmonicultores de Magallanes, han expresado la necesidad de avanzar en este trabajo que ya lleva casi diez años y donde recién se están viendo algunas luces de mayor progreso, según lo informado.

Consultados sobre el tema, desde el Consejo del Salmón de Chile –gremio que agrupa a las empresas AquaChile, Cermaq, Mowi y Salmones Aysén– coincidieron en que “las últimas semanas hemos vistos algunos avances en los procedimientos de relocalización, dado que Sernapesca, en colaboración con los interesados, ha estado realizando campañas para realizar la Caracterización Preliminar del Sitio (CPS) de diversas zonas solicitadas en estos procesos. Dichas CPS son requisitos para que se concreten las relocalizaciones”.

En cuanto a la importancia de avanzar en esta materia, desde el gremio recalcaron que “creemos que es fundamental abordar el desafío de ordenar territorialmente el mar, pero es necesario hacerlo considerando una distinción. Para los casos en que las relocalizaciones impliquen ajustes cartográficos y adecuaciones menores que no modifican en lo sustancial la ubicación de la concesión, nos parece que las relocalizaciones son una herramienta adecuada y esperamos que se pueda avanzar con celeridad en estos cambios”.

En cambio, en el caso del otorgamiento de nuevas áreas que no están siendo utilizadas por la salmonicultura, “es diferente, y consideramos que las relocalizaciones nuevas deben abordarse de una manera distinta al diseño actual. El otorgamiento de áreas aptas para la acuicultura totalmente nuevas y que, por tanto, no estaban en uso para el cultivo de salmón, debe hacerse con criterios competitivos y no por orden de llegada”, enfatizaron.

Pero, ¿en qué consiste, específicamente, la propuesta del Consejo? Desde el gremio explicaron que –con el fin de mantener la transparencia– todo nuevo espacio que se entregue para el desarrollo de la acuicultura debería ser otorgado “a través de un procedimiento abierto y competitivo, como una licitación”.

El Consejo del Salmón enfatizó que ellos consideran fundamental resguardar la competencia y la transparencia en este tipo de procesos, con la convicción de que las concesiones deben ordenarse de forma tal que el desarrollo de la salmonicultura puede darse en concesiones más grandes y eficientes y, al mismo tiempo, más separadas de las operaciones vecinas y con menor riesgo sanitario.

Ley Lafkenche

En cuanto a la Ley Lafkenche (Ley N° 20.249), que se ha transformado en una dificultad más para el proceso de relocalizaciones de concesiones tanto de salmones, como de mitilílidos, desde el Consejo destacaron que “la tardanza en la tramitación de las solicitudes de Espacios Marítimos Costeros (ECMPO) que actualmente enfrentan las empresas es lamentable. Los procedimientos no debieran tomar más de doce meses en base a lo que establece la misma Ley 20.249 pero en la práctica ha tomado muchos más años. Esto nos preocupa, ya que se afecta el dinamismo económico y la realización de todo proyecto público o privado en los territorios al suspenderse toda solicitud de uso mientras se tramita la ECMPO. Esto entorpece y dilata las oportunidades de desarrollo en las regiones de la macrozona sur”.

“Existe una necesidad de compatibilizar el uso del territorio para las diversas actividades que la sociedad requiera, tanto productivas como no productivas, siempre cuidando el medio ambiente y permitiendo el progreso y empleo en la región. Para cumplir con este objetivo, el maritorio debe estar accesible para los ciudadanos y los proyectos de desarrollo productivo”, precisaron.

En este ámbito, manifestaron que confían “en que el proceso de relocalización permitirá avanzar hacia una salmonicultura más cercana a las comunidades y los pueblos originarios. Es importante agilizar las ECMPO y que éstas no representen un freno para nuevas iniciativas privadas, pues el desarrollo sustentable de las distintas actividades productivas genera beneficios y oportunidades para todos”.

Fotografía: Consejo del Salmón