Atlantic Sapphire informó que el viernes 9 de julio ocurrió un incidente en sus instalaciones de Dinamarca, específicamente, un error en uno de sus dos sistemas de cultivo de agua salada. El otro no se vio afectado.

El análisis preliminar de la compañía, que permanece sujeto a cambios, indica que el trabajo de mantenimiento realizado en el sistema de filtración causó que la calidad del agua se deteriorara rápidamente, lo que resultó en una elevada mortalidad.

“Atlantic Sapphire está mejorando continuamente sus procedimientos operativos para garantizar que todas las acciones tomadas por los operadores del centro de producción no supongan un riesgo para la estabilidad de los sistemas y, por lo tanto, afecten a los peces. Sin embargo, un error humano alteró los niveles de agua en el sistema RAS y permitió que el agua previamente estancada fluyera hacia los estanques”, declaró la compañía a la Bolsa de Oslo.

Según lo detallado, para minimizar el riesgo de que se repita un incidente similar, la empresa “ha actualizado ciertos procedimientos operativos y dichos cambios entrarán en vigencia de inmediato”.

El sistema en cuestión tenía una biomasa más grande que los sistemas de engorda en los Estados Unidos (dividido en dos). La instalación de Dinamarca, en tanto, no se había dividido en dos, porque esta modificación no era prácticamente posible con la granja completamente equipada con peces. Ahora, esta modificación es posible y se realizará, lo que reducirá el impacto de futuros eventos de mortalidad en el sistema, de acuerdo con lo reportado.

Se espera que se pierdan aproximadamente 400 toneladas (HOG) de pescado, lo que equivale a alrededor del 17% de los volúmenes de captura anuales de la instalación de Dinamarca en producción en estado estable. El pescado se habría podido cosechar en el segundo semestre de 2021. El impacto financiero directo del siniestro, después de los seguros, se estima en US$ 3 millones.