La sociedad está consciente que los problemas ambientales aumentan cada día. En este contexto, surge el concepto de huella de carbono (HC) como una herramienta de cálculo que cuantifica los gases de efecto invernadero (GEI) emitidos durante el ciclo de vida de un producto.

Este método de cálculo se utiliza en sectores productivos de todo el mundo; sin embargo, el sector pesquero chileno no ha notificado oficialmente el uso de esta herramienta en ese sentido.

Es así como Laura Naranjo, Jorge Castillo y Eleuterio Yáñez realizaron un estudio que calculó la HC de la pesquería artesanal de merluza común (Merluccius gayi gayi) efectuada con red de enmalle desde Caleta Portales (región de Valparaíso, Chile) durante el 2012, utilizando la metodología ISO 14040:2006.

El análisis se limitó desde la salida del barco hasta el desembarque de la captura, como una evaluación del ciclo de vida de puerta a puerta. “Los datos de consumo de combustible y la información relacionada con la flota se utilizan como principal fuente de información. Los desembarques de merluza común en Caleta Portales durante el 2012 suman 703.411 kg, con un promedio de 0,24 L kg-1 de consumo de combustible por unidad de desembarque”, se detalla en el paper.

Según el motor de los buques, el consumo de combustible variaba entre 0,42 L kg-1 (motor Yamaha 75) y 0,22 L kg-1 (motor Yamaha 40). Con la media de 0,24 L kg-1 de combustible por unidad de desembarque, esta flota liberó a la atmósfera 0,58 kg de CO2 equivalente por kg de merluza desembarcada.

“Es el primer resultado de HC reportado para una pesquería chilena. Este resultado puede conducir a un aumento de la competitividad de esta pesquería de merluza común, ya que puede generar un impacto positivo al incentivar a las y los consumidores a preferir el consumo de aquellos lugares que han calculado el HC y son menores que otros productos alimenticios”, sostienen Laura Naranjo, Jorge Castillo y Eleuterio Yáñez en el estudio al cual puede acceder presionando aquí.

*La foto destacada es de contexto.