Durante la mañana del pasado lunes 12 de julio, se produjo un nuevo atentado incendiario en una faena forestal en Cañete (provincia de Arauco, región de La Araucanía), con quema de camiones, máquinas y cortes de ruta.

De acuerdo con el sitio regional Hoy Cañete, individuos armados llegaron hasta el fundo El Hualle de Forestal Arauco, donde quemaron equipos a orilla de la ruta P-520. Según el mismo medio, se trató de una decena de individuos que intimidaron a los trabajadores que estaban en el lugar y, de acuerdo con la versión de los empleados, los hombres portaban armas de guerra.

Además, se reportó el corte de la ruta P-500. El atentado se suma al que otra agrupación perpetró en Pidima (comuna de Ercilla, provincia de Malleco, también en la región de La Araucanía), con el resultado de cinco camiones quemados en la ruta 5 Sur.

LEA >> Gremios salmonicultores lamentan hechos de violencia ocurridos en La Araucanía

La secuencia de ataques tiene relación con el enfrentamiento con Carabineros en que cayó abatido el pasado viernes (9) Pablo Andrés Marchant Gutiérrez , durante una incursión a una faena forestal en Carahue, provincia de Cautín.

LEA >> Quién era Pablo Marchant, el weichafe de la CAM asesinado en un fundo de Mininco

Camioneros

Tras conocer los hechos, tres de los mayores gremios de camioneros del país, la Confederación Nacional del Transporte de Carga de Chile (CNTC), Confederación de Dueños de Camiones de Chile (CNDC) y ChileTransporte,  con la firma de sus presidentes Sergio Pérez, Juan Araya y Mauricio Perrot -respectivamente-, dijeron “repudiar, de la forma más enérgica, el múltiple atentado incendiario perpetrado la madrugada de este lunes en la ruta 5 Sur, Pidima, región de La Araucanía”.

Para luego sostener que “el ataque terrorista a los transportes es una muestra más de la inexistencia del estado de derecho en la macrozona sur y su consecuencia principal: la impunidad de los autores. Implica también el desprecio, por parte de estos, hacia la vida de los choferes y tripulantes de las máquinas atacadas, la cual ha sido una vez más puesta en peligro por un acto de agresión irracional”.

Según la CNTC, la CNDC y ChileTransporte, “los transportistas de carga no comprendemos cómo la presencia de las instituciones mandatadas por la ley de hacer cumplir el orden sean inexistentes o estén con las manos atadas, en una zona que por décadas es uno de los puntos donde más se producen ataques a camiones”.

Para cerrar, subrayaron: “Expresamos nuestra solidaridad hacia las víctimas de este atentado. Y denunciamos públicamente que la autoridad ha dejado de cumplir su rol y que deberá hacerse responsables de las pérdidas humanas que puedan producirse por la reiteración de las acciones de violencia, tal cual pasó con el crimen de Juan Barrios”.

*Fuente de la foto destacada: AraucaníaDiario.