La Mesa Pesquera Pelágica Artesanal de la Región del Biobío entregó una declaración pública en la cual dice “dar a conocer a la comunidad general la situación que hoy los afecta y de la que responsabilizan directamente a la autoridad pesquera”.

A continuación reproducimos íntegramente el texto que firman representantes de las caletas Coliumo, El Morro, Talcahuano, Tumbes, San Vicente, Lo Rojas – Coronel y Lota:

“Las pesquerías de sardina común y anchoveta, entre Valparaíso y Los Lagos, se encuentran actualmente en Plena Explotación, esto es, el recurso está sano.

En el año 2015, se conformó el Comité de Manejo (CM) de estas pesquerías, compuesto por representantes del sector público y privado. Ese mismo año, se conforma el Comité Científico Técnico (CCT). El 2016, se publica el Plan de Manejo respectivo, el cual es constantemente actualizado. Y en el 2017, se crea y autoriza un Plan de Reducción del Descarte y de la Captura Incidental.

El trabajo de estos comités junto con la participación de los actores productivos, han llevado a cabo diversas actividades tendientes a recuperar y mantener los stocks en un nivel de Plena Explotación, lo que se ha logrado después de varios años de ejecutar acciones de manejo, tales como, la implementación y actualización de los puntos biológicos de referencia (PBR) y del modelo de evaluación, la implementación y actualización del sistema de monitoreo, establecimiento de cuotas de captura sostenibles, implementación de medidas de control como certificación de la descarga, plan de reducción y mitigación del descarte, posicionador satelital, acuerdos operacionales entre las diferentes flotas, sistema de monitoreo de las vedas de desove y reclutamiento complementado con la participación activa de los usuarios a través de acuerdos para las extensiones de los períodos de vedas formales, fortalecimiento del sistema de fiscalización para eliminar la pesca ilegal, entre lo más destacado.

Producto de estas medidas y numerosas acciones, de todos los actores de estas pesquerías, y en particular del sector privado, cuya implementación significó grandes sacrificios socioeconómicos, durante al menos ocho años, estas dos pesquerías finalmente están en una situación óptima (sanas) desde el punto de vista pesquero y biológico.

Sin embargo, pese a los buenos resultados logrados, el sector pesquero artesanal ha manifestado a la autoridad, desde hace más de tres años, la urgente necesidad de mejorar los procedimientos y metodologías en el manejo e investigación de estos recursos, con el objetivo de mejorar la sintonía entre la disponibilidad real presente en el mar con los resultados entregados mediante los estudios científicos, haciendo notar, en reiteradas ocasiones, importantes y recurrentes incongruencias dentro de los estudios científicos y, además, entre estos estudios con las capturas reales y con lo que los pescadores observan.

Por otro lado, se ha constatado un desfase en la entrega de información que alimenta a las decisiones del CCT, y además, se advierte que el actual esquema de manejo trata de adivinar el comportamiento del stock en un período de dos ciclos biológicos, lo que es completamente imposible, dada la alta dinámica poblacional de estos recursos
pesqueros.

Producto de lo anterior, es que se adoptan excesivas salvaguardas de conservación, mediante la modificación “arbitraria” de variables como el Nivel de Riesgo, no acorde con la situación del estatus presente en la pesquería, tema que debiera ser definido por el CM.

Esta problemática ha llevado al sector pesquero a manifestar reiteradamente reclamos, observaciones y propuestas, con los cuales se han logrado algunos acuerdos que hasta la fecha no se han cumplido.

El estado de los recursos, que hoy están sanos, más la mejora en la gestión de fiscalización, más la disponibilidad real de recurso constatada en las descargas, en los tiempos de viaje y por los pescadores, dan espacio para aumentar el Nivel de Riesgo en el cálculo del CBA, todos antecedentes que la autoridad tenía a la vista en marzo.

Es por esto que las caletas y sus organizaciones, adheridas a esta Mesa, se declaran en alerta, a la espera de que la autoridad atienda y resuelva, efectivamente, los problemas señalados”.

*La foto destacada es de contexto y corresponde a archivo de la Subpesca.