Preocupación está causando en la industria chilena del salmón el incremento que se ha venido dando de Tenacibaculosis, infección causada por bacterias del género Tenacibaculum. La patología afecta a las tres especies de salmónidos que se cultivan en Chile, aunque principalmente al salmón Atlántico (Salmo salar), y se manifiesta a través de daños a nivel de úlceras y problemas como la estomatitis. También se caracteriza por provocar daño mandibular en los peces, debido a que la bacteria se deposita en los dientes y afecta el área bucal.

De acuerdo con el “Informe Sanitario de la Salmonicultura en Centros Marinos Año 2020”, elaborado por el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) la Tenacibaculosis está mostrando un mayor impacto en términos de mortalidades en el salmón de cultivo nacional. De hecho, aparece como la segunda principal causa de mortalidad por causa “Infecciosa” en el salmón Atlántico, representando un 30,3% (la principal es SRS con 47,8%). En trucha arcoíris también aparece en segundo lugar, representando un 20,2% (después de SRS, con un 67,3%). En salmón coho, en tanto, el impacto es menor, representando el 5,5% de las mortalidades infecciosas, detrás del Síndrome Ictérico (50,9%), BKD (20,2%) y HSMI (14,9%).

“El Servicio ha definido a la Tenacibaculosis, Amebiasis y HSMI como enfermedades emergentes en la salmonicultura nacional, producto de la presentación y evolución epidemiológica que han evidenciado los resultados de la vigilancia sanitaria”, expresa el reporte de Sernapesca.

Recientemente, el Instituto Tecnológico del Salmón (Intesal) de la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (SalmonChile) también mostró su preocupación por el avance de la enfermedad. Y es que, de acuerdo con el primer reporte cuatrimestral lanzado por la entidad –con datos entre enero y abril del 2021–, mientras SRS y BKD han ido disminuyendo, se aprecia el incremento de Tenacibaculosis. “Se va trasformando en enfermedad importante y en aumento. Sin duda, es un foco de atención para los periodos que vienen”, dijo el gerente general de Intesal, Esteban Ramírez.

Pero, ¿a qué se debería el aumento de la presencia de esta patología? De acuerdo con lo explicado a AQUA por el Dr. Marco Rozas, director general de Pathovet, “yo creo que se debe básicamente al cambio climático. Creo que el incremento de las temperaturas ha ido aumentando la posibilidad de que estas bacterias colonicen el tejido de los peces, o que en la microbiota de los peces ocurra una disbiosis que determine que la batalla sea ganada por estas bacterias Tenacibaculum”.

El especialista explica que desde 2017 –desde que comenzó a ser reportada– la enfermedad ha venido en franco crecimiento. También sostiene que, según lo que se ha observado, habría un “matrimonio” entre SRS y Tenacibaculosis.  “Pudiera ser que Tenacibaculosis sea una enfermedad secundaria a SRS. Hay ahí algunas cosas que estudiar”, dice.

El profesional destaca que, ante este escenario, Sernapesca ha liderado la constitución de un grupo de expertos “donde participamos personas de laboratorios y gerentes técnicos de las principales empresas salmonicultoras que estamos trabajando en definir una hoja de ruta para el diagnóstico, tratamiento y control de la Tenacibaculosis en Chile. Esto a propósito del incremento en la prevalencia que hemos observado en los últimos años”.

Como sugerencia, el experto indica que “hay que tener cuidado de darle a los peces las mejores condiciones de cultivo y de bienestar para prevenir este tipo de cuadros”. Precisa que en el mar no se pueden controlar las variables ambientales ni la salinidad ni la temperatura, de modo que el tratamiento de estas bacterias se vuelve complejo y, en ese sentido, resulta fundamental aplicar buenas prácticas para evitar o enfrentar de mejor forma estas enfermedades.

“La salmonicultura a nivel mundial, específicamente, la acuicultura tradicional de borde costero, está siendo y va a seguir siendo amenazada por los cambios de variables ambientales y oceanográficos que van a determinar entonces diferentes condiciones sanitarias y productivas”, recalca el director general de Pathovet. “Mientras tanto, debemos convivir con estas condiciones y tratar de darle a los peces las mejores condiciones productivas”, cierra el profesional.

Revise más temas asociados a salud de peces en la edición de julio de Revista AQUA que ya está circulando.