La Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático (ASCC) celebró 21 años de su creación como un comité público-privado bajo el alero de la Corporación de Fomento de la Producción -Corfo-. Su origen, bajo la denominación de Comité de Fomento a la Producción Limpia, se fundamentó en la necesidad de impulsar e incentivar el uso de prácticas de producción limpia, a través de la incorporación de tecnologías limpias en los procesos productivos.

Para la época, impulsar la Producción Limpia o prevención de la contaminación constituyó un cambio de mirada para el desarrollo de las actividades productivas en Chile. Con esta estrategia de gestión productiva y ambiental -que surgió en el mundo en la década de los ochenta como una solución a los crecientes costos de tratamientos de residuos con tecnologías de abatimiento y control- se buscaba incrementar la eficiencia y la productividad de las empresas, reduciendo costos y minimizando los riesgos para la población humana y el medio ambiente.

La historia de los APL inicia con la firma en 1999 del primer acuerdo con el sector Celulosa en la región del Biobío, dando paso así a la exitosa experiencia en materia de acuerdos voluntarios público-privados impulsados por la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, sumando a la fecha 187 APL firmados con distintos sectores productivos, con 14.240 instalaciones adheridas que representan 8.582 empresas y 3.135 instalaciones certificadas.

Por su contribución a la reducción de gases de efecto invernadero, en 2012 los APL fueron reconocidos internacionalmente por la ONU como la primera Acción de Mitigación Nacionalmente Apropiada (NAMA por su sigla en inglés). A partir del año 2016, la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, decidió reportar públicamente las reducciones de emisiones logradas mediante estos acuerdos, según la Directriz del Ministerio del Medio Ambiente.

Con el advenimiento de los nuevos compromisos país en el Acuerdo de París -en materia de reducción de emisiones al 2030- el Comité de Corfo pasó de ser el Consejo de Producción Limpia a la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático en 2017, ampliando el espectro de su acción para impulsar cambios en los sectores productivos y en los territorios con el fin de reducir sus emisiones de CO2, aumentar la capacidad de adaptarse a los cambios ambientales, reducir la contaminación local y mejorar la eficiencia en el uso de recursos naturales.

Es así como el Reporte 2020 sobre la Contribución de los Acuerdos de Producción Limpia a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y Cambio Climático reveló que los APL han evitado 1.029.492 toneladas de CO2 equivalente (tCO2e) en el período 2012-2020 y el incremento en la generación de beneficio social y ahorro económico para la sociedad (la valorización de las externalidades evitadas más los ahorros privados logrados) en 935.310 UF, más de $27 mil millones. Este informe da cuenta del significativo impacto de este instrumento en materia de emisiones, consumo de agua, energía y de residuos que terminan en vertederos.

Fotografía: ASCC