Una investigación de las líneas “Sustentabilidad Ambiental” (RP4) y “Genómica Acuícola” (RP1) del Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola (INCAR), analizó el efecto de las densidades de cultivo de los peces y de la temperatura superficial del mar en la dinámica temporal de las hembras ovígeras y juveniles de Cáligus a escala regional.

El estudio “Disentangling the effect of sea temperature and stocking density on sea louse abundance using wavelets in a highly infested salmon farming area”, publicado recientemente en “Aquaculture”, y cuyos autores son el Dr. Rodrigo Montes (RP4), Dr. Renato Quiñones (RP4), y Dr. Cristian Gallardo-Escárate (RP1), destaca entre sus resultados que la dinámica temporal periódica detectada para la abundancia de hembras ovígeras (HO) provenientes de los centros de cultivo que conforman las Agrupaciones de Concesiones de Salmónidos (ACS), o “barrios” 10A y 10B, coincide con la dinámica temporal de los ciclos que se forman al considerar el tiempo transcurrido durante el período de engorda hasta la cosecha, y aquel destinado a descansos sanitarios. Estos ciclos se repiten en la zona analizada, aproximadamente cada dos años (ciclos bienales), y explican entre el 25% y 52% de la varianza de las HO.

De igual forma, destacan el rol de la temperatura del mar sobre la dinámica temporal de la abundancia de hembras ovígeras, cuyo efecto se asocia al ciclo anual detectado para este parásito, y que explica entre 10% y 20% de la varianza de HO durante el periodo de estudio (2012-2018).

Los autores detectaron mediante análisis estadísticos (ondículas), que existe un efecto continuo durante todo el año de la temperatura superficial del mar sobre la tasa de desarrollo del piojo de mar, y que éste se volvería más relevante durante la época de primavera/verano, generando brotes de Caligus de mayor intensidad cuando el aumento de la temperatura coincide con elevados niveles de densidades de cultivo, y brotes de una intensidad menor cuando el aumento de la temperatura no coincide con niveles elevados de densidades de cultivo.

De acuerdo a los autores de este estudio, “esto permitió detectar umbrales de densidades de cultivo y de la temperatura del agua por sobre los cuales la posibilidad de generarse brotes de Caligus de gran intensidad, es bastante alta”.

Los autores plantean que “las investigaciones a realizarse en el futuro deben centrarse en el desarrollo de un modelo de regulación de las densidades de cultivo de salmónidos, que considere la variación periódica de los ciclos de cultivo y de la temperatura superficial del mar, para evitar que coincidan durante un mismo periodo de tiempo elevados niveles de temperatura y densidades de cultivo, ya que este escenario promovería inevitablemente intensos brotes de hembras ovígeras en la zona de estudio”.

Pueden revisar el abstract aquí.

Imágenes: Incar