Salmones Camanchaca reportó una disminución del 40% en el volumen de cosecha en el segundo trimestre de 2021 respecto al mismo periodo de 2020, alcanzando un total de 6.422 toneladas WFE, afectado por un bajo peso de cosecha de 3,9 kg, según lo informado por la compañía.

Los precios subieron un 12% en el segundo trimestre del año en comparación con el mismo periodo del año anterior, en un contexto donde desde marzo de 2021 los precios de referencia han aumentado constantemente y superan su máximo histórico de diez años. Debido a su estrategia de productos de valor agregado y acuerdos comerciales, los precios obtenidos por Salmones Camanchaca presentan retrasos en comparación con el precio de referencia cuando estos últimos aumentan rápidamente, no capturando completamente los altos precios históricos actuales del mercado. Esta condición natural se vio exacerbada por el menor volumen disponible para la venta.

Los ingresos ascendieron a US$ 51 millones durante el trimestre, en línea con los US$ 50 millones en el 2T 2020, mientras que los costos de cosecha para el trimestre alcanzaron los US$ 4,92 / kg (pez vivo), un 48% más que en el mismo período del año anterior.

Los ingresos y costos se vieron gravemente afectados por las condiciones ambientales en el fiordo de Reñihue, de donde provenía la mayoría de los peces, y que generaron menores pesos de cosecha, resultado de las floraciones de algas y las deficiencias de oxígeno desde noviembre de 2020.

De igual forma, los menores volúmenes de procesamiento, sumado a una mayor proporción de productos de valor agregado, impactó los costos de proceso, que fueron de US$ 1,44 / kg WFE, significativamente por encima del objetivo de la Compañía de US $ 1 / kg WFE.

Los márgenes también se vieron afectados por los gastos de mitigación y remediación asociados con el evento de floración de algas nocivas del Fiordo de Comau de finales de marzo y principios de abril, con pérdidas extraordinarias de US$ 3,1 millones durante el segundo trimestre. En consecuencia, el margen bruto fue negativo de US$ 10,3 millones, y el EBITDA para el trimestre terminó también negativo en US$ 10,6 millones, en comparación con los US$ 5,8 millones negativos del 2T 2020.

La compañía espera que la cosecha en los tres centros de Reñihue se complete en agosto de 2021, con una mejora gradual en los costos a partir de entonces, y su normalización a partir del 2022.

Debido a la pérdida de biomasa por las floraciones de algas, la estimación de cosecha de Salmones Camanchaca para todo el año 2021 se espera en el rango de 42.000-43.000 MT WFE, incluido Coho.

Al comentar sobre el desempeño de Salmones Camanchaca, el vicepresidente de la empresa, Ricardo García, dijo que “sin duda, estos primeros seis meses fueron muy desafiantes para nosotros debido a la presencia prolongada de algas en el fiordo de Reñihue, y más tarde una floración nociva y repentina sin precedentes en el fiordo de Comau. Estos dos incidentes separados han disminuido temporalmente las cosechas de Salmones Camanchaca y su volumen de ventas, afectando en consecuencia nuestros resultados financieros, que fueron muy pobres. Estos eventos movilizaron a toda la organización para enfrentar adecuadamente las implicaciones a corto plazo, pero también extraer las lecciones para mejorar nuestras operaciones en el futuro. A partir de este mes de agosto, esperamos una mejora gradual de los costos y una normalización en 2022”.

El ejecutivo añadió que “de cara al futuro, hay condiciones favorables para la compañía. En primer lugar, en 2021 los mercados del salmón han reaccionado muy favorablemente, y la demanda es más fuerte que nunca, lo que bajo un contexto de oferta limitado generó precios en máximos históricos, y se espera que este escenario continúe en 2022. En segundo lugar y para los próximos ciclos, nuestra compañía tendrá un enfoque más cauteloso con respecto a los fiordos, ampliando su exposición a la XI región aprovechando numerosos centros de cultivos disponibles. Además, nuestra experiencia favorable con el salmón Coho permitirá tener una mayor exposición a esta especie en los fiordos, ya que se cosechan antes de la temporada de verano”.

Por último, García destacó que “los fundamentos de este negocio se mantienen sin cambios, y las capacidades de Salmones Camanchaca para adaptarse a los cambios ambientales nos permiten preservar nuestro plan de crecimiento para los próximos años, cuando apuntamos a alcanzar las 70.000 TM de cosecha de salmónidos, con ahora probablemente una fracción ligeramente mayor de la XI región y salmón del Pacífico. Este perfeccionamiento estratégico se llevará a cabo paralelamente a numerosas mejoras operativas que aportarán nuevas tecnologías adaptadas y mejores prácticas en el cultivo, procesamiento y comercialización. Estos primeros seis meses de 2021 han sido un obstáculo evidente, pero no han cambiado nuestros objetivos a largo plazo”.

Fotografía: Salmones Camanchaca