Por ocho votos a favor, la Comisión de Pesca aprobó en general el proyecto -iniciado en mensaje del Ejecutivo- que regula la actividad pesquera y extractiva en el ámbito de los recursos bentónicos (boletín 12535).

La iniciativa, que modifica la Ley de Pesca para sus fines, se encuentra en segundo trámite constitucional. Su objetivo es establecer una regulación diferenciada respecto al desarrollo y la administración del sector bentónico. De igual modo, norma el tema de los recursos involucrados y la actividad ejercida sobre ellos.

Se considera “bentónico” a aquel recurso hidrobiológico que realiza parte preponderante de su ciclo vital con asociación directa a un sustrato. En este marco se inscriben los grupos urocordados, invertebrados o algas. Como ejemplos se pueden citar los erizos, locos, machas, lapas, navajuelas, almejas, pulpos, jaibas, etc. En el grupo de las algas destacan diversos tipo de huiro, cochayuyo, pelillo y lugas.

La pesca artesanal bentónica explota en forma exclusiva cerca de 58 especies de invertebrados y algas. Considera la recolección tradicional para subsistencia o comercialización, como captura de invertebrados. También contempla la extracción de algas mediante buceo apnea y semiautónomo desde el submareal, utilizando técnicas e implementos tradicionales.

Algunos aspectos de la norma

La iniciativa, que ahora continuará con el análisis del articulado, presenta las siguientes materias:

-Incorpora al asistente de buzo a la definición de pescador artesanal.

-Extiende la definición de veda, ya no solo a la prohibición de captura o extracción de una o más especies hidrobiológicas, sino que también a la caza, siega o recolección de las mismas.

-Incluye nuevas definiciones: Recurso bentónico, embarcación bentónica y unidad extractiva de recursos bentónicos. También conceptualiza lo que se entiende por técnica de extracción, utensilios específicos de extracción, acción de manejo, banco natural y pradera de algas.

-Prohíbe el barreteo como forma de extracción de algas.

-Para la administración y manejo de una o más pesquerías de recursos bentónicos, la Subsecretaría de Pesca podrá establecer un plan de manejo aplicable a toda o parte de una región o regiones.

-El plan podrá contemplar la implementación y uso de dispositivos de posicionamiento satelital en el mar.

Debate

Pese a que el proyecto cuenta con suma urgencia (15 días para su aprobación), las y los parlamentarios esperan seguir escuchando la opinión de organizaciones de pesca artesanal.

Para ello, recibirán a representantes de diversas zonas del país que soliciten audiencia hasta el 25 de agosto, en la sesión del próximo 1 de septiembre. Por el momento, ya están inscritas organizaciones de las regiones de Los Lagos, Aysén, Tarapacá y Biobío.

En la sesión, el diputado Gabriel Ascencio (DC) presentó una serie de observaciones realizadas por organizaciones de Chiloé. Entre los puntos, piden que se reconozca la pesquería de peces de roca y de los buzos que cazan de manera submarina; y abordar temas como el acceso terrestre a áreas de manejo y de la flota bentónica a áreas protegidas.

Además, varios parlamentarios se refirieron a la obligación de implementar el posicionador satelital, tema que es resistido por los pescadores por el costo que implica.

Para el diputado Leonidas Romero (RN), este mecanismo de control es fundamental para fiscalizar la pesca en regiones contiguas. Además, permite detectar la pesca ilegal y verificar las toneladas de recursos extraídas.

En la instancia, participó la subsecretaria de Pesca, Alicia Gallardo, quien sostuvo que el posicionador satelital es clave. Sin embargo, reconoció que no se exige como obligatorio, pero si en el acuerdo del plan de manejo de áreas contiguas.

Más información aquí.

Fotografías: Cámara de Diputadas y Diputados