Con la intención de profundizar y entregar propuestas sobre el mercado del agua en el mundo, la doctora en hidro-climatología y docente del Departamento de Ciencias de la Ingeniería de la Universidad de Los Lagos, Pilar Barría, participó en la elaboración de un capítulo del libro Water markets: A global assessment, de la editorial Edward Elgar, compilado por Sarah Ann Wheeler, académica de la Universidad de Adelaida, Australia.

La recopilación reunió a especialista de diferentes lugares del mundo, quienes aportaron desde una visión crítica sobre los mercados del agua a través de un marco de evaluación para gestionar y abordar el recurso hídrico. La idea es presentar un modelo de trabajo para su buen funcionamiento en cuanto a la información sobre el uso del agua, acompañado de una institucionalidad que permita la coordinación entre los usuarios, la infraestructura necesaria para dinamizar el proceso de intercambio, entre otras cosas.

La científica de la ULagos desarrolló el capítulo denominado “Evaluación de los Mercados del Agua en Chile”, junto a los profesionales nacionales, Guillermo Donoso, Cristian Chadwick y Daniela Rivera, quienes elaboraron un análisis historiográfico del mercado del agua desde la creación del Código de Aguas hasta la actualidad, además de entregar propuestas y alternativas en su ejecución.

Según plantea la docente, en la actualidad el mercado del agua es objeto de discusión y análisis en el marco del proceso constituyente y la creciente sequía que afecta a la nación. Por otra parte, desde 1981, que se estableció en la constitución chilena, creada en dictadura, el Código de Aguas que entregó a privados la gestión y administración de derechos de agua de las diferentes cuencas, otorgando al Estado una mínima participación.

La experta señala que durante el año 2021 se decretó, por parte de la Dirección Recursos Hídricos (DGA), escasez hídrica en la región de Los Lagos, “por lo que deberían generarse instrumentos de gestión para mejorar las obras de riegos y otorgar seguridad a los derechos de aguas. En la región de Los Lagos, existe lo que ocurre en todo el país, la principal limitación es que no existe una buena coordinación entre los usuarios de aguas, no existen monitores de aguas subterráneas, lo que complejiza saber cómo se está moviendo el agua o cómo evolucionan los almacenamientos acuíferos. Lo interesante es que puede ser un buen piloto porque el agua todavía no está agotada. Estamos con estas advertencias, pero es necesario desarrollar un plan de trabajo en base a estas publicaciones”.

La doctora en hidro-climatología afirma que la región de Los Lagos carece de políticas eficientes para desarrollar un plan de sistemas de aguas sostenibles. “En la zona donde vivimos existe muy poca tecnología o eficiencia de acumulación de aguas. Llueve mucho en la zona, pero existe poca infraestructura para almacenar y aprovechar el agua. La región de Los Lagos es una de las regiones donde, producto del cambio climático, las temperaturas se han elevado, por tanto, es necesario generar una política adecuada en la gestión de las aguas y desarrollar infraestructura que logre eficiencia en la distribución del recurso hídrico”, puntualizó.

En cuanto a la publicación del libro, la especialista en climatología se refirió a la relevancia que tendrá para las futuras generaciones y el aporte académico para generar discusión y reflexión en torno a la temática hídrica. “Nosotros hacemos algunas propuestas para que este mercado del agua pueda mejorar y permita una gestión sostenible frente al contexto de cambio climático y el contexto social y económico que tiene Chile. Además de fortalecer la institucionalidad creando una agencia del agua que pueda velar de la forma más ecuánime posible la gestión del recurso hídrico”.

“Nosotros presentamos, por medio de un análisis cuantitativo y cualitativo, desde una mirada multidisciplinar, el análisis del mercado del agua en Chile, donde encontramos falencias como la poca información del agua presente, la mínima influencia que tiene la institucionalidad en la administración y coordinación con los usuarios, falta de infraestructura, lo que repercute en un sistema que funciona de manera discordante con la naturaleza cambiante de la hidrología en el clima”, concluyó la docente de Ciencias de la Ingeniería de la ULagos.

Encuentre la publicación de la doctora Pilar Barría aquí.

Fotografías interiores: Universidad de Los Lagos