Este jueves 26, se realizó el tercer FISH Great Talk 2021, ciclo de charlas organizadas por Skretting Chile que invita a expertos internacionales para hablar sobre temas de interés para la industria acuícola relativos a la sostenibilidad, innovación y tecnología, entre otros. En esta oportunidad, el encuentro tuvo como conferencista invitado al vicepresidente de Sostenibilidad y Soluciones Comerciales de DSM Nutritional Products, David Nickell, quien dio una charla titulada “Prácticas comerciales sostenibles, descubriendo su valor”.

La conferencia contó con las palabras iniciales del gerente general de Skretting Chile, Ronald Barlow, quien agradeció “a todos quienes están viéndonos detrás de la pantalla” y destacó que “este trabajo tiene que ver con ustedes, con nuestro trabajo, cómo vamos conectándonos con el estado actual de la acuicultura y hacia donde vamos”.  De acuerdo con el ejecutivo, “hemos tenido grandes socios, grandes presentadores en estas FISH Great Talks. Tuvimos a nuestro equipo de Nutreco conversando sobre el futuro de la nutrición con detalles de nuestro programa Nufrontiers, a Hendrix Genetics que nos habló del potencial en la genética dentro de la industria, y hoy a un gran amigo de DSM que nos hablará de la sostenibilidad. Sabemos que todo parte en el medio ambiente, con nuestros recursos naturales y en cómo impactamos este planeta; conceptos que van muy alineados con nuestra visión global como Skretting”.

Luego, Fernanda Kuschel, gerente Técnico de DSM Nutritional Products, comentó que “la sostenibilidad es el motor del DSM, es lo que nos mueve; la sostenibilidad es nuestro propósito. Queremos invitar a todos los que trabajamos en la industria de producción de proteína animal a ser parte de este desafiante camino y poder comprometernos con el planeta”.

Posteriormente, le tocó el turno a David Nickell, experto en nutrición acuícola y sostenibilidad, quien habló de la importancia de preocuparse hoy mismo de las emisiones de cada empresa, no solo de la industria en general, destacando que, para hacerlo bien, lo más importante es la medición.

“Como industria de producción alimentaria, tendremos el desafío para el 2050 de entregar sustento a más 9,7 billones de personas en el mundo, enfrentando la necesidad de reducir considerablemente nuestra huella de impacto ambiental. Actualmente, hay más de 821 millones de personas que sufren de hambruna y 650 millones de ciudadanos con obesidad en el planeta, por lo que la sostenibilidad a lo largo de toda la cadena de producción resulta hoy de absoluta prioridad y necesidad para las industrias que producen proteínas animales”, expuso el profesional.

Añadió que “para que la acuicultura juegue un rol protagónico en la nutrición balanceada, esta debe ser sostenible y operar con ciertos desafíos, como aumentar la cantidad de producción sin continuar expandiendo territorios agrícolas, protegiendo y restaurando los ecosistemas que se impactan; incrementar los ingredientes provenientes de fuentes sustentables, reducir las emisiones de carbono, nitrógeno y fósforo al medio ambiente, además de realizar cambios en las dietas, reduciendo el actual desperdicio de alimentos, entre otros. Para asegurar una producción acuícola sustentable y rentable, debemos entenderla como un verdadero ecosistema, donde la medición de su huella es de vital importancia para poder mejorar sus índices de impacto”.

De acuerdo con el experto, “no puedes quedarte quieto, porque otras industrias se pondrán al día. Tienes que evaluar en qué cosas o áreas se está enfocando la industria acuícola, más allá de la tecnología, la rentabilidad y la calidad. La clave es entender tu propia huella, con tu propia información, más allá de los balances y estadísticas de la industria, para poder desarrollar el negocio de forma sostenible y con proyecciones viables a futuro. Si tienes una gran huella, significa que estás perdiendo dinero y que tu sistema es ineficiente. Por lo mismo, la forma de poder realmente transformar la acuicultura hacia una producción sostenible, es entendiendo el valor de la medición de los impactos y tomar acciones concretas sobre cómo ir mejorando, entregando un producto de la mejor calidad, pero a su vez preocupados del medio ambiente, proveedores, stakeholders y consumidor final. Debes adueñarte de tu propia huella; es la única forma de poder tomar decisiones conscientes y realizar prácticas sostenibles en el negocio”.

El ejecutivo cerró explicando que “el negocio no va a ser como siempre. Va a haber cambios, y con eso vienen las oportunidades y, por supuesto, los desafíos”.

Imágenes: AQUA /Skretting