Corporación ProPescado y la agrupación Cocineros por Chile, con el apoyo de sindicatos de pescadores y de la Asociación de Salmonicultores de Magallanes, entregaron más de 2.000 almuerzos solidarios en Puerto Natales y Punta Arenas, beneficiando a juntas de vecinos, colegios semirurales, hogares de ancianos, entre otros.

La novedad de estas grandes ollas comunes es que los platos fueron preparados principalmente con salmones y mariscos locales, con el ánimo de ayudar, pero también de contribuir a una alimentación saludable.

Paulo Rojas, director ejecutivo de la Corporación Propescado, manifestó que “desde el inicio de la pandemia nuestra misión se ha volcado a entregar alimentos a miles de familias vulnerables del país, sobre todo adultos mayores y niños, pero no cualquier tipo de alimentación, sino aquella que es saludable, como son los productos del mar, aportando nutrientes de calidad en la dieta de las personas. Para ello, quisiera agradecer a todos quienes nos apoyan y donan estos ricos y nutritivos productos”.

El chef, Paulo Salas Altamirano, de Cocineros Por Chile, señaló que “gracias a Propescado hemos podido recorrer diversas comunas del país para entregar almuerzos a quienes más lo necesitan. Esto es muy reconfortante, porque ponemos los que más y mejor sabemos hacer que es entregar amor, a través de nuestra cocina y preparaciones”.

Por su parte, Cristián Kubota, gerente general de la Asociación de Salmonicultores de Magallanes, destacó que “como asociación estamos muy contentos de que la Corporación Propescado haya llegado con esta valorable actividad hasta la región de Magallanes. Desde el primer minuto nos pusimos a su disposición para colaborar en lo que fuera necesario y nos llena de orgullo ver cómo esta iniciativa logró reunir a tantos grupos de personas dispuestos a darlo todo para que sea un éxito. Estamos felices de este trabajo conjunto que permitió llevar un rico almuerzo y un buen momento a miles de personas”.

También cumplieron un rol importante los pescadores artesanales, quienes, a través del presidente de la agrupación Sueño Real, Víctor Oyarzo, afirmaron que “nos llegó esta invitación y la extendimos a toda la pesca artesanal y esperamos que se siga haciendo y cada día más haya más personas que se vayan sumando y estén interesadas en participar. Las autoridades, empresas y nosotros como pescadores, debemos comprometernos”.

Los platos repartidos en Puerto Natales se cocinaron en el restaurante Afrigonia, desde donde enviaron los almuerzos a las organizaciones que los necesitaban. En tanto en Punta Arenas, los platos fueron preparados en el Liceo Politécnico con la ayuda de profesores y estudiantes que contribuyeron en esta misión solidaria.

Esta entrega de almuerzos fue posible gracias a la donación de más de 40 kilos de mariscos por parte de sindicatos de pescadores artesanales de la zona y de más de 400 kilos de salmón donados por la Asociación de Salmonicultores de Magallanes. A esto se suma el gran apoyo entregado por parte de distintas organizaciones sociales para la coordinación y desarrollo de la actividad, entre las cuales destacan los sindicatos de pescadores, las juntas de vecinos y el apoyo de la Cámara de Turismo de Última Esperanza.

Fotografía: Asociación de Salmonicultores de Magallanes