A fines de junio, asumió como alcalde de Puerto Varas (región de Los Lagos), Tomás Gárate, arquitecto de la Universidad Católica de Chile con un master en Arquitectura del Paisaje. Nacido en la comuna sureña, el profesional tiene experiencia en materia de sustentabilidad, planificación e innovación social, temas que, por supuesto, le servirán de base para su actual administración.

El nuevo alcalde, quien figura como fundador del Movimiento Ciudadano Transforma Puerto Varas –que desde hace un buen tiempo venía trabajando en diversas iniciativas en pos del desarrollo de la comuna–, tiene importantes tareas por delante, puesto que la ciudad ha estado mostrando un crecimiento importante el último tiempo, lo que supone grandes oportunidades, pero también desafíos.

Consciente de los retos que enfrenta, Tomás Gárate destacó, en conversaciones con AQUA, que “vemos que hay oportunidades de replantear desde las bases el hacer de Puerto Varas una comuna más justa, sustentable y equitativa”.

¿Qué balance puede realizar acerca de estos primeros meses como alcalde de Puerto Varas? ¿Cuáles son los principales temas en su agenda?

Sin duda, ha sido intenso y muy nutritivo desde diversos ángulos. Nos ha tocado diagnosticar, priorizar recursos, identificar problemáticas y, sobre todo, volver a abrir las puertas del municipio para que el trabajo sea en conjunto con la comunidad.

En ese sentido es que ya hemos comenzado a implementar parte fundamental de lo que será esta nueva administración, como son las mesas barriales y territoriales, así como también abrimos el espacio de audiencias ciudadanas, entre otras. Esa es la forma como queremos y vamos a trabajar junto a la sociedad civil, las instituciones públicas, privadas, la academia y todos quienes somos y hacemos territorio. Es prioritario ir descentralizando la toma de decisiones e ir transparentando los procesos desde donde se hacen las políticas públicas.

Por otro lado, una de las urgencias evidentes tras la pandemia, que se aúna a la naturaleza de nuestro territorio, ha sido la reactivación económica, donde ya se implementó y está andando una mesa con más de 45 actores del comercio y el turismo, donde estamos trabajando desde los diferentes departamentos municipales para implementar acciones rápidas y a la medida de las necesidades, cuidando la salud y sopesando los diferentes escenarios.

Otro punto relevante es que a diciembre de este año estamos levantando una serie de proyectos de inversión pública, entre los cuales estamos abordando temas de agua, sistemas sanitarios, espacio público y vialidad, entre otros. Estos proyectos serán el camino para la gestión de los próximos años.

Se estima que al menos 6.000 familias han llegado a vivir a Puerto Varas desde que se inició la pandemia, entre ellas, muchas provenientes de Santiago. ¿Qué desafíos impone este nuevo escenario?

Grandes desafíos. Lo vemos reflejado de diversas formas y vemos cómo se ha materializado en distintos ámbitos: congestión vial, temas sanitarios, gestión de basura o el acceso a educación y salud, entre otros. Estamos enfrentando un crecimiento demográfico inédito y no contamos con los instrumentos normativos para conducirlo de manera adecuada.

Hay que entender que la llegada masiva de nuevas familias hace que crezcan las demandas y, lamentablemente, la infraestructura vial y los servicios siguen siendo los mismos. Ello porque la normativa sigue siendo la misma y los espacios donde el municipio puede incidir no siempre son los que nos gustarían, ni tampoco con la rapidez que se necesita. Por ejemplo, el valor del suelo ha crecido considerablemente y en paralelo aumenta la demanda por vivienda. Por otro lado, está la expansión residencial y el acceso al agua potable rural.

Estamos levantando estos temas al Gobierno Regional y Central porque hay situaciones que no pueden esperar. Además, es el mismo desafío que están enfrentando varias comunas del país. ¿Cómo crece nuestra ciudad y localidades de manera armónica? ¿Cómo regulamos el crecimiento rural? Hay urgencias que resolver ahora y también debemos pensar en los problemas que pueden derivar de la realidad de hoy. Somos conscientes del desafío que significa, pero también vemos que hay oportunidades de replantear desde las bases el hacer de Puerto Varas una comuna más justa, sustentable y equitativa.

Mirando hacia lo cotidiano, ¿es posible solucionar temas como el tránsito, estacionamientos, movimiento y ordenamiento general de la ciudad? ¿Hay planes para el verano, cuando la situación se podría volver aún más compleja debido al turismo?

Este es el resultado de no planificar el territorio. No está pasando solo con Puerto Varas, sino que también en otras comunas del país y es muy preocupante porque pasan varias cosas: primero, darnos cuenta de que antes no se pensó cómo queríamos o podríamos absorber el crecimiento demográfico de la comuna que, en las últimas tres décadas ha aumentado su población en más de un 200%. En paralelo, nadie estaba pensando cómo enfrentar ese crecimiento con las mismas calles, las mismas redes de alcantarillado, etc. En segundo lugar, a lo anterior se suma que durante años no se levantaron voces, o con la suficiente fuerza, para dar cuenta de la falta de instrumentos o mecanismos que adolecen los municipios para enfrentar esto. Entonces ahí tienes dos caminos: o dejas que todo pase y no planificas, o bien te articulas con los organismos que sí tienen mecanismos, instrumentos, atribuciones y recursos para empezar a gestionar el territorio de una forma más sostenible.

Desde el inicio de esta gestión, hemos articulado reuniones con diversos organismos del nivel central, como el MOP, Subdere, Medio Ambiente, Gore, entre otros, para acelerar todo lo necesario de manera que podamos gestionar proyectos para resolver ciertos nudos de congestión de la comuna, que no son solo de tráfico vehicular, que es lo más evidente, sino que tenemos también otros problemas derivados de ese colapso. Por ejemplo, la gestión de residuos y la protección de humedales, entre otros temas. Para eso, hay que levantar mucha información que no se ha estudiado y, al mismo tiempo, ir mirando, gestionando y resolviendo lo que debemos implementar para ir resolviendo este gran problema de arrastre.

Queremos que Puerto Varas siga siendo una comuna a escala humana y también queremos que el turismo sea una buena oportunidad de poner en valor nuestro patrimonio y entorno natural. Vemos que esta puede ser una oportunidad de reactivación económica para nuestros vecinos y vecinas que dependen de las actividades que se generan con el turismo y que no sea un dolor de cabeza para la comunidad.

En ese sentido, estamos trabajando en una estrategia de convertir a Puerto Varas en una comuna de turismo inteligente, tanto para quienes la visitan como para los que vivimos aquí. Estamos trabajando sobre esta falta de planificación y estamos articulando todo lo necesario para que enfrentemos este tema que tiene un profundo rezago, pero que es impostergable.

¿La mayor cantidad de habitantes en Puerto Varas ha traído consigo, al mismo tiempo, mayor dinamismo para la economía local? ¿En qué aspectos se puede apreciar?

Creo que todos los fenómenos de crecimiento hay que estudiarlos bien, para no sacar conclusiones apresuradas. Lo digo principalmente por los efectos que la pandemia ha generado en las economías locales, en todo el país y en todo el mundo. La pandemia, junto con comprimir la economía, ha significado importantes migraciones y nosotros estamos presenciando ese fenómeno. En ese sentido, me parece que todos los temas deben ser analizados desde miradas multidimensionales, porque solo así se puede planificar mejor y tomar mejores decisiones.

Como todo, hay luces y sombras de los fenómenos. En ese sentido, hay que destacar que se está generando una cultura de innovación y emprendimiento de mucho dinamismo en nuestro territorio. Ejemplo de ello es el nuevo Centro de Negocios de Sercotec en el centro de Puerto Varas, donde vemos un polo creativo y de articulación tremendamente importante.

Lo que hemos visto históricamente en el desarrollo de las ciudades es que se estudia un ámbito, se obtiene un dato y se toma una decisión, pero esa decisión impacta en otros aspectos la vida de las personas y eso es porque no se toman decisiones con mirada integral e inclusiva de todos los ámbitos de la vida de las personas.

Entonces, hay que ver la economía local como parte de un conjunto de temas para dinamizar la economía, pero cuidando siempre evitar el colapso y planificar con todos los factores e impactos sobre la mesa. Ese es el cuidado que debemos tener para que Puerto Varas sea una comuna sostenible. No pensemos solo en el hoy; pensemos también en el Puerto Varas del futuro.

¿Cómo se encuentra Puerto Varas respecto de los efectos que tuvo la pandemia? Sabemos que el sector de turismo, restaurantes y hoteles resultó muy afectado. ¿Se están reactivando estas actividades? ¿Qué ha pasado con la gente que perdió sus trabajos en estos rubros?

Tal como comentaba anteriormente, una de las primeras acciones que realizamos al llegar a la Municipalidad fue la mesa de reactivación económica, instancia donde hay diversos departamentos involucrados: Turismo, Cultura, Salud y Dideco, entre otros, junto a los sectores comerciales, productivos y de salud.

Hay que entender que los efectos de la pandemia no han sido solo a nivel económico, sino también a nivel emocional, social, educacional, entre otros. Dejó en evidencia muchas brechas y profundizó otras. En ese sentido, la mirada que tenemos es integral, donde debemos ir apoyando desde diversos espacios y con amplia mirada para ir recuperando la seguridad en todos los ámbitos que se han visto afectados. Mujeres tuvieron que dejar sus trabajos para cuidar a los niños en la casa; jóvenes y niños dejaron de tener vida social; la brecha de conectividad ha dejado a muchos con retrasos en el aprendizaje.

Hay muchos quienes se han visto en la necesidad de emprender fuera de sus actividades acostumbradas, ingeniándoselas y abriendo oportunidades en otros rubros. En ese sentido, se han abierto algunas puertas y, respecto de las que se han cerrado, estamos trabajando para generar nuevas oportunidades a través de la Omil, de Fomento Productivo y sobre todo en la conversa y escucha permanente con las comunidades.

Puerto Varas se ha posicionado como una ciudad donde habita gran parte de los profesionales y ejecutivos dedicados a la acuicultura. Sabemos también que hay varias empresas que tienen oficinas centrales en Puerto Varas, así como un gran número de proveedores con instalaciones en la comuna. ¿Cuán relevante es esta industria para la economía y dinamismo de la ciudad?

Es una industria que mueve mucho a la región, sin duda alguna. Genera trabajo, alimentación y muchas otras actividades asociadas que ayudan a la economía local. Pero al ser una industria tan relevante en el desarrollo económico de la región, tiene desafíos muy importantes también, principalmente, en sustentabilidad, inclusión social e involucramiento con la comunidad, entre otros. Ese crecimiento se debe traducir y ver reflejado en las mismas comunidades donde residen las empresas, donde todos somos vecinos y parte del mismo territorio.

Creo que todos los sectores económicos son relevantes en el crecimiento de la comuna y espero que durante mi gestión tengamos un diálogo permanente que permita que esta visión de la sustentabilidad, de la sostenibilidad, de la inclusión social y el respeto por el cuidado del medio ambiente no solo sea una visión compartida, sino que podamos trabajarla en conjunto.

Todos los sectores económicos que se desarrollan en nuestro territorio son vecinos, son parte de la comunidad y espero de ellos el mismo compromiso de que espero de parte de otras organizaciones territoriales, del dueño de la ferretería del barrio, de la panadería, de los bomberos. Ellos son un actor más y espero que en esa línea tengamos puntos de encuentro para trabajar en la comuna en el cuidado del entorno y potenciar un desarrollo sostenible.

¿Cuáles son sus proyecciones para el Puerto Varas del futuro? ¿Qué aspectos espera que se refuercen en los próximos años? ¿Habrá preocupación por los sectores más vulnerables de la comuna también?

El crecimiento hoy en día debe ir de la mano con una visión sustentable. Hoy no existe cabida para pensar en un crecimiento que no considere el patrimonio natural, social y cultural de los territorios. En ese sentido, nuestro programa de gobierno es muy claro en sus cuatro ejes fundamentales: Comuna Equitativa, Comuna Verde, Comuna Planificada, Comuna Participativa. Son cuatro ejes con 12 desafíos y cada uno de ellos con propuestas concretas a corto, mediano y largo plazo.

El que sea una administración que ponga al centro la participación permite que estos desafíos sean abordados desde las urgencias que con la misma comunidad vamos priorizando. Tenemos que reducir las desigualdades e inequidades en aspectos sociales, culturales, territoriales, de género y acceso a bienes y servicios de calidad, garantizando una vida digna para todos quienes habitamos la comuna.

Fotografías: Municipalidad de Puerto Varas