El 10 de agosto se anunció que hubo una fuga de cloro de la planta de cosecha de Grieg Seafood Finnmark, en el norte de Noruega. La empresa lamentó comunicar que 96.000 peces en cuatro jaulas fuera de la planta murieron durante el incidente.

Akvaplan-niva, una subsidiaria acreditada del Instituto Noruego de Investigación del Agua (NIVA, por sus siglas en inglés), fue contratada por Grieg Seafood Finnmark para llevar a cabo una evaluación independiente sobre el impacto de la fuga de cloro en el medio marino del fiordo.

La evaluación se realizó poco después del incidente y constaba de varias subsecciones: examen del fondo marino en varios lugares, registros visuales del fondo marino con un ROV, evaluación de la zona de playa, mediciones de CTDO en la columna de agua en varias estaciones del fiordo, recolección de muestras de agua de ubicaciones en el fiordo y modelado de las dispersiones de partículas como un sustituto del cloro.

El informe concluyó que:

  • El derrame no afectó al Altafjord. Solo afectó temporalmente a una parte limitada del Kåfjord.
  • Se espera que la recolonización de las especies perdidas de los fondos marinos en el área alrededor de la planta recolectora avance rápidamente
  • Las observaciones de peces vivos de varias especies indican que la recolonización de las poblaciones de peces se produjo rápidamente.
  • Las especies del fondo marino investigadas cerca de la planta no se vieron afectadas en su mayor parte por el derrame.

El director gerente de Grieg Seafood Finnmark, Vidar Aamo Nikolaisen, expresó que “me alivia que las consecuencias ambientales sean limitadas y temporales, y que el derrame no haya afectado al Altafjord. Afortunadamente, la recuperación y recolonización alrededor de la planta de cosecha se llevará a cabo rápidamente, según la evaluación”, a lo que agregó que “este es un incidente muy grave. Es, ante todo, una tragedia para el bienestar de los peces. Durante los tres años que cada salmón está bajo nuestro cuidado, trabajamos constantemente para asegurar la mejor salud y bienestar de los peces. Es doloroso pensar en lo que han pasado nuestros peces. Tal fuga no debería ocurrir. Llegaremos al fondo de este asunto y aprenderemos del incidente en todos los niveles de la organización”.

Concluyó expresando que “quiero enfatizar que entendemos la preocupación de la gente de Alta por el fiordo de Alta. Este es un fiordo nacional de salmón, y cuando operamos en él, debemos hacerlo de manera responsable. Trabajamos continuamente para asegurar la coexistencia entre nuestros cultivos de salmones y el salmón salvaje en el fiordo. Tenemos niveles bajos de piojos de mar y hemos reducido significativamente los incidentes de escape en los últimos años, como es de esperar de un acuicultor responsable. En este caso, sin embargo, hemos fallado y lo siento mucho. Trabajaremos para reconstruir la confianza que hemos perdido”.

Fotografía: Grieg Seafood