Actualmente, las algas son utilizadas para desarrollar productos cosmetológicos, farmacéuticos, de nutrición animal y alimentación humana, siendo este último el que más protagonismo a tomado en Chile la última década. ¿La razón? El gran potencial nutritivo que tienen las diversas especies de algas que a lo largo de la costa nacional podemos encontrar, lo que ha motivado a grandes y pequeñas empresas a innovar en su uso.

De hecho, han surgido diversos emprendimientos que han sabido aprovechar de forma creativa el potencial que poseen estos organismos, revalorizando e incluso llevándolo al mercado internacional. AQUA conversó con José Sagredo, cofundador de Amarea Snacks, quien, junto a su compañero Ignacio Cueto, desarrolló un producto crocante hecho a base de cochayuyo y distribuido en formato de snack.

¿Cómo nace la idea de Amarea? ¿Cómo surge el interés de trabajar con algas?

Amarea nace desde el sueño de impactar en las comunidades recolectoras de algas, mediante planes de mejora que sean un aporte para rescate del oficio y su tradición , así como para el desarrollo sostenible de los ecosistemas marinos. Inicialmente, nos centramos en comprender el proceso de recolección que llevaban a cabo las comunidades, pensando que ciertas mejoras en esos procesos podrían marcar una gran diferencia.

Sin embargo, cuando avanzamos, nos dimos cuenta de que, si bien podíamos generar cambios positivos en los procesos, la verdadera necesidad estaba en buscar formas de darle más salida a los productos. En ese punto decidimos avanzar en el desarrollo de productos con valor agregado que permitieran darle una nueva cara al cochayuyo tanto a nivel nacional, como también internacional.

¿De qué está compuesto y qué propiedades nutritivas tiene su producto?

Nuestros productos son snacks crocantes de cochayuyo y, al estar formados casi en su totalidad por alga, sus propiedades principales tienen que ver con que están compuestos por 50% de fibra dietética, por lo que generan una sensación de saciedad y aportan a la digestión. Además, tienen 12% de proteínas, conteniendo todos los aminoácidos esenciales; y presentan un altísimo aporte en calcio y magnesio.

¿En qué lugares de Chile comercializan el snack? ¿Tienen pensado abrirse al mercado internacional?

Desde hace un año que lanzamos nuestros productos al mercado y hemos logrado acceder a 160 puntos de venta, siendo principalmente tiendas de alimentación saludable ubicadas a lo largo del país. Además, contamos con nuestra propia página web en donde también vendemos nuestros productos con envíos a todo Chile.

Respecto del mercado internacional, nos interesa bastante exportar un producto endémico con alto valor agregado. En esa línea, nos encontramos trabajando para posicionarnos en el mercado estadounidense, hacia donde hemos ya exportado en dos ocasiones a Florida y Texas. Sumado a eso, vemos la opción de Japón y otros países asiáticos como alternativas para posicionar nuestros productos en el futuro.

¿Cuáles son sus ambiciones como empresa? ¿Seguirán incursionando en el mundo de las algas como producto alimenticio?

Como empresa, por un lado, vemos en las algas una alternativa de desarrollo sustentable gracias a que son superalimentos que para su crecimiento no requieren de tierra, agua dulce, ni fertilizantes y, por otro lado, gracias al trabajo que hemos desarrollado, vemos que podemos potenciar el comercio justo y el oficio y tradición asociado a la recolección de algas.

Es por esto que, en este momento, nos encontramos desarrollando nuevos productos e incorporando nuevas algas para la creación de nuevos superalimentos con alto valor agregado y que cuenten con atributos de sostenibilidad únicos, pensando siempre en avanzar hacia un modelo de desarrollo sostenible en conjunto con las comunidades recolectoras.

Fotografías: Amarea Snacks