Un estudio de la línea “Sustentabilidad Socioeconómica” del Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola (Incar) desarrolló un análisis respecto a políticas orientadas a incrementar los ingresos de hogares que residen en comunidades costeras a través de la promoción de la Acuicultura de Pequeña Escala (APE).

El estudio “Prospects for Small-Scale Aquaculture in Chile: User Rights and Locations” (“Perspectivas de la acuicultura en pequeña escala en Chile: derechos de los usuarios y ubicaciones”), publicado en el número especial de la revista “Marine Resource Economics” (MRE), titulado “The Economics of Marine Resources in the Global South”, y cuyos autores son Jo Albers (Universidad de Wyoming), Dr. Carlos Chávez (Universidad de Talca, Incar), Dr. Jorge Dresdner (Universidad de Concepción, Incar) y Mauricio Leiva (Universidad Católica de la Santísima Concepción), aborda como el acceso a los derechos de uso de recursos marinos de los usuarios y la ubicación geográfica, impactan en el desarrollo de la APE.

Para ello, los investigadores examinaron la zona costera de la región de Los Lagos para conocer la respuesta de los hogares a estas actividades y derechos marinos. Los resultados obtenidos indican que las actividades desarrolladas por un hogar y que están basadas en el uso de recursos marinos son diversas y varían según zonas geográficas.

“Un número significativo de hogares encuestados informan que combinan diferentes actividades, diversificando así sus fuentes de ingresos. Además, constatamos una baja propensión a emigrar hacia otras localidades de la región aun en presencia de oportunidades de mayores ingresos, restringiendo el conjunto de oportunidades disponibles a aquellas en zonas específicas de residencia y a los derechos de uso de recursos marinos de que dispongan (Areas de Manejo y Explotación de Recursos Bentónicos, cuotas de pesca, concesiones para acuicultura, etc.)”, explicó el investigador asociado de la línea “Sustentabilidad Socioeconómica” y académico de la Universidad de Talca, Dr. Carlos Chávez.

De este modo, según señalaron los expertos, las características bio-geográficas de las zonas definen el tipo de actividades disponibles y su productividad, en tanto que la tenencia de derechos de uso define la posibilidad que tienen los hogares de efectivamente desarrollar actividades productivas.

“Estos resultados implican que políticas destinadas a promover la acuicultura de pequeña escala debieran ser diferenciadas según zonas geográficas considerando el rol de las características del espacio geográfico en que residen las comunidades costeras y sus condiciones sociales. Además, el desarrollo de nuevas actividades relacionadas a acuicultura de pequeña escala podría requerir la creación y asignación de nuevos derechos de uso marinos, lo que debiera también considerar la variación en la productividad de tales recursos según zonas geográficas”, añadió el Dr. Chávez.

Revise el abstract de la investigación aquí.

 

Fotografía: Centro Incar