Fiordo Austral, compañía especializada en la transformación de materias primas en nuevos productos e ingredientes de alto valor nutricional, ha estado destinando enormes esfuerzos por ofrecer a la industria salmonicultora local un mejor servicio para enfrentar eventos de bloom de algas.

De hecho, la firma cuenta con un Programa de Mortalidades Masivas (PMM), bajo el cual ha realizado importantes inversiones con el fin de aumentar su capacidad de almacenamiento y procesamiento de mortalidades de salmónidos.

Para abordar este y otros proyectos de la compañía, AQUA conversó con el gerente de Operaciones y Servicio de Fiordo Austral, Francisco Correa, quien destacó los avances que se han incorporado el último tiempo y el rol que cumple la empresa en términos de ayudar a fortalecer la economía circular en el sector.

Este año, Fiordo Austral aumentó su capacidad de procesamiento de mortalidades de salmón ¿Podría explicar el trabajo que ha realizado la compañía en el ámbito de su “Programa de Mortalidades Masivas” y cuál es la actual capacidad de la empresa para recibir y procesar mortalidades de salmónidos?

Nuestro Programa de Mortalidades Masivas (PMM) nace porque entendemos que los eventos de mortalidades masivas son esperables cada cierto tiempo. Sin embargo, cuando suceden, la industria acuícola enfrenta un problema complejo y que requiere de experiencia, preparación y capacidad de reacción para coordinar la logística, el transporte y la disposición final de los excedentes de mortalidad asociados a las Floraciones Algales Nocivas (FANs).

Para su construcción, Fiordo Austral seleccionó un equipo interno con amplia experiencia en estos procesos, quienes, coordinados con los distintos proveedores, comunidades y autoridades, diseñaron el plan que minimiza y aborda los posibles impactos asociados a esta situación.

Hemos trabajado intensamente en el PMM, lo que nos ha permitido alcanzar una capacidad de recepción de mortalidad que supera las 15 mil toneladas. Con el PMM se cubren todos los procesos críticos de la logística marítima y de tierra que, bien coordinados, podrían ser capaces de enfrentar un evento FAN como el del 2016 sin la necesidad de disponer en vertedero. Además, hoy contamos con bombas y yomas que son capaces de levantar salmones adultos a gran velocidad, lo que acelera el proceso, e invertimos en los estanques que son capaces de almacenar más de 15 mil toneladas de silo.

Con estos cambios, ¿la empresa está hoy mejor preparada para prestar servicios ante un eventual bloom de algas que pudiera afectar a la salmonicultura local?

Nosotros nos hemos preparado para consolidar nuestra posición como socio estratégico de la industria acuícola, tal como lo hemos venido siendo durante los últimos 25 años. Tenemos la experiencia que nos permite poder anticipar posibles complejidades asociadas a la gestión de este tipo de situaciones, difíciles de anticipar y que requieren de una reacción rápida, coordinada y eficiente. Aquí, lo más complejo, es coordinar a muchos entes distintos, tales como salmoneras, operadores logísticos, comunidades y autoridades, entre otros. Por lo mismo, me llena de orgullo pertenecer a una organización que se toma los desafíos de la industria como propios y con ese espíritu es capaz de reaccionar en situaciones complejas con resultados exitosos para todos.

Por lo que se aprecia, en caso de que hubiera un nuevo bloom de algas intenso como el de 2016, se podría prestar un mucho mejor servicio ¿correcto? ¿Sería pertinente que esto vaya igual acompañado de otras medidas tomadas por la industria?

Es una pregunta compleja, ya que desde el año 2016 se han ido cerrando alternativas, como son los vertederos y la disposición marítima. Nuestro PMM busca compensar esas soluciones bajo un diseño basado en la experiencia adquirida en escenarios desafiantes. Este programa tiene la capacidad de adaptarse a diferentes realidades, permitiéndonos hacer frente a este tipo de contingencias desplegando un plan de acción diseñado especialmente para procesar con la máxima eficiencia y sustentabilidad estos episodios de mortalidad masiva de nuestros clientes.

Para eso, lo más relevante es coordinar rápidamente a todos los actores vinculados a contingencias de este tipo para que las decisiones sean ágiles y minimicen el impacto al ecosistema.

¿Qué hace Fiordo Austral con las mortalidades de salmónidos que llegan a sus plantas de procesamiento, principalmente, con el material ensilado? ¿Qué productos emergen desde estos residuos?

Con el material ensilado nosotros generamos un proceso único en el mundo que nos permite rescatar los mejores aminoácidos provenientes del mar y generar bioestimulantes para la industria agrícola, plantas, frutos y diferentes tipos de cultivos, desarrollo que la empresa viene realizando desde 2008.

Entendemos que Fiordo Austral también recibe otros desechos de la industria del salmón, como vísceras. ¿Es así? ¿Qué transformación viven estos residuos?

Efectivamente, Fiordo Austral recibe un tercio de la biomasa de nuestros clientes, específicamente aquella que no se destina para consumo humano, la cual, a través de un proceso sofisticado, se convierte en los mejores ingredientes para la elaboración de alimentos para mascotas.

Por lo visto, hoy Fiordo Austral está permitiendo casi una total economía circular en torno al salmón al reutilizar casi la totalidad de los residuos resultantes del proceso de producción. ¿Es así? ¿Hay residuos (provenientes de los peces) que aún no tienen utilización?

Como entendemos que nuestras acciones tienen impacto, nos apasiona invertir toda nuestra energía en transformar nuestra actividad en valor, liderando la innovación sustentable. Y por eso el propósito de Fiordo Austral es fomentar la economía circular, encontrando diferentes formas de agregar valor a subproductos de diferentes industrias. Una de ella es la de salmón, donde los excedentes del proceso productivo de alimentación humana se convierten en harina y aceite de salmón para consumo animal.

En paralelo, con base a la tecnología e innovación, conseguimos desarrollar un método que nos permite procesar el silo de salmón, un producto que antes era 100% destinado a vertedero, para rescatar los aminoácidos marinos y transformarlos en bioestimulantes orgánicos para plantas, frutos y cultivos.

Esto nos permite contribuir a la circularidad de la industria acuícola y agregar valor a nuevas industrias, como la alimentaria animal o vegetal. Estamos convencidos de que con inversión e innovación podremos seguir avanzando y encontrar nuevos usos para los excedentes del proceso productivo del salmón, lo que nos permitirá ser protagonistas del planeta del mañana.

¿Cuáles son las perspectivas de Fiordo Austral a corto y mediano plazo? ¿Piensan seguir innovando en cuanto a capacidad o mejora de servicios?

Nuestro foco está en entregar el mejor servicio con productos de la mejor calidad. Para eso, estamos redefiniendo nuestro modelo de servicio, poniendo especial foco en la agilidad, la contactabilidad y el acceso a información 24/7, lo que nos permite ser un socio estratégico para cada uno de nuestros clientes. Además, continuamos fortaleciendo nuestra capacidad productiva, perfeccionando diferentes etapas del proceso con foco en eficiencia y calidad, e innovando para el mejor aprovechamiento de las materias primas que elaboramos.

Foto principal: Fiordo Austral