El cultivo de salmón en sistemas de recirculación de aguas (RAS) brinda la oportunidad de producir una gran cantidad de alimentos con pequeñas cantidades de agua. La producción emite lodos de pescado y agua utilizada en el proceso de producción que puede utilizarse en otras formas valiosas de producción. El concepto implica una coproducción de plantas y animales acuáticos, mientras que los organismos acuáticos contribuyen a la plena utilización de los recursos.

“Nuestro objetivo es hacer que la producción de salmón en tierra sea más sostenible mediante una mejor utilización de los recursos. Los datos indican que la producción de salmón puede volverse carbono neutral, ya que las plantas están uniendo el carbono de la producción de pescado, tanto a través del agua como del aire”, dijo el director ejecutivo de Columbi Salmon, Anders Hagen.

La compañía realizó un experimento con 1.000 salmones, cultivando el tipo de ensalada “Partition”. La producción se realizó en agua dulce, ya que muchas plantas son sensibles a la sal, según la directora del proyecto, Mari Båtnes Birkeland, de Columbi Salmon.

“Eventualmente, lo llevaremos a cabo a mayor escala. Los resultados satisfactorios de este experimento fueron importantes para nosotros”, manifestó Birkeland.

Resultados alentadores

Según lo informado, el proyecto se ubicó y realizó en la planta acuapónica de Nibio Landvik en Grimstad desde diciembre de 2020 hasta mayo de 2021. Las plantas cultivadas en el sistema de acuaponía tuvieron un crecimiento impresionante. “De acuerdo con nuestras hipótesis, vimos resultados muy alentadores. La producción vegetal en sistema RAS significa que la producción de alimentos se puede multiplicar utilizando la misma cantidad de agua. Además, promovemos el uso sostenible y la protección del agua y los recursos marinos en apoyo de los objetivos de sostenibilidad de la ONU”, sostuvo el investigador Siv Lene Gangenes Skar, de Nibio.

La calidad del agua, el bienestar de los peces, el dióxido de carbono y la calidad de las plantas se encuentran entre los factores que se analizaron y evaluaron cuidadosamente durante el período de prueba. BioMar realizó un análisis de evaluación del ciclo de vida (LCA) de la alimentación suministrada a la planta, y Nibio realizó más mediciones del flujo de carbono en todo el sistema. El objetivo de Columbi Salmon es convertirse en carbono neutral.

“Estos análisis se compilaron en un balance de masa que da cuenta de que todo lo que se agrega y se elimina del sistema. Este proceso proporcionó información y resultados útiles, que utilizaremos en nuestro trabajo futuro”, cerró Gangenes Skar.

Unión de tecnologías

Sin embargo, la ampliación de un sistema de recirculación de agua, donde los peces y las plantas coexisten en la misma agua, puede crear conflictos de intereses entre la producción de peces y plantas. Además, el proceso puede tener dificultades para ser económicamente sostenible. Por ello, el estudio investigó cómo viabilizar este tipo de producción de alimentos a mayor escala, sin afectar la producción pesquera actual. La solución pasa por diseñar un nuevo sistema de producción.

“Queremos buscar otras opciones para conectar nuevas tecnologías ambientales, de modo que la producción de salmón en tierra pueda volverse más sostenible en el futuro. Una mayor utilización de los recursos y oportunidades de ambas formas de producción proporcionará un nuevo enfoque para una nueva industria”, expresó Ole Nordal, desarrollador de negocios de Columbi Salmon.

Añadió que “los resultados de este experimento nos permiten dar el siguiente paso hacia una planta de producción a gran escala que puede cultivar ensaladas u otras verduras en el agua procedente de la piscicultura en tierra. De esta manera, utilizamos recursos valiosos que de otro modo se desperdiciarían”.

Fotografía: Columbi Salmon