La necesidad de aumentar el consumo de productos del mar ocupa un lugar central como parte de la solución a los desafíos ambientales, dietéticos y sociales del mundo, concluye una serie de nuevos informes destacados esta semana por el Norwegian Seafood Council (NSC). “Es una gran oportunidad y una gran responsabilidad para los productores de seafood a nivel mundial”, dijeron desde el organismo.

Los cinco artículos lanzados esta semana, ya revisados por pares, trazan -de acuerdo con el NSC- las oportunidades para la comida del mar o “alimentos azules” para abordar la necesidad de ofrecer dietas saludables y sistemas alimentarios más sostenibles, equitativos y resilientes.

Los artículos son los primeros de una serie producida por Blue Food Assessment (BFA), una iniciativa que reúne a más de 100 investigadores líderes de más de 25 instituciones científicas.

“Muy a menudo se pasa por alto al seafood como una parte importante de la solución. Con estos informes, los productos del mar han dado un salto masivo en el inmensamente importante debate sobre nuestros futuros sistemas alimentarios”, comentó Renate Larsen, CEO del NSC.

La demanda de productos del mar se duplicará para 2050

Uno de los artículos mencionados por el NSC destaca el enorme crecimiento proyectado de la demanda de alimentos acuáticos, casi el doble de la actual, impulsado principalmente por los mercados de Asia y África. Pero la necesidad de un mayor consumo de productos del mar es mundial, ya que uno de los otros informes concluye que los alimentos azules ocupan un lugar más alto que los alimentos de origen animal terrestre en términos de beneficios nutricionales y potencial de ganancias de sostenibilidad.

“Es un desafío enorme y, literalmente, presenta un océano de oportunidades, pero una tarea que también conlleva una gran responsabilidad. Debemos seguir desarrollando prácticas de acuicultura sostenible, promover la pesca de captura silvestre responsable y bien gestionada, y asegurarnos de que los consumidores puedan tomar decisiones conscientes y bien informadas sobre los alimentos que están en sus platos”, explicó Larsen.

Promoción de alimentos azules

Los informes proporcionan una base científica sólida para el argumento de los productos del mar como una parte vital del futuro debate sobre alimentos, pero Larsen explicó que una revolución de los alimentos azules requerirá algo más que producir productos del mar más sostenibles.

“No se trata solo de producción. Estos informes también destacan la importancia de revisar las pautas dietéticas, promover una alimentación saludable y crear políticas que incentiven el consumo y la producción sostenibles”, señaló la ejecutiva.

A raíz de la Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU que comienza este 23 de septiembre y la Evaluación de Alimentos Azules, a Larsen le gustaría ver políticas más progresistas y esfuerzos visibles para promover el consumo sostenible de productos del mar.

“Ha sido frustrante ver cómo las líneas de batalla dietéticas se han alineado, enfocándose mucho entre la carne y las plantas, pasando por alto el inmenso potencial de los océanos. Para tener éxito en este cambio vital hacia dietas más sostenibles y azules, necesitamos acciones en toda la cadena de valor, desde los gobiernos hasta los productores y minoristas y hasta el consumidor”, explicó Larsen, prometiendo que su propia organización continuará impulsando la agenda de los productos del mar sostenibles.

Fotografías: Norwegian Seafood Council