Trabajadores de la pesca industrial manifestaron su molestia debido a que, en las últimas sesiones de la Comisión de Pesca de la Cámara Baja, algunos diputados, como Brito y Sepúlveda, principalmente, han mostrado –a su juicio– desinterés, desprecio y discriminación ante las exposiciones, siempre truncas, de quienes representan a la industria pesquera y sus trabajadores.

Frente a ello, los trabajadores pesqueros embarcados hicieron llegar una carta, firmada por Juan Carlos González Vergara, presidente SIET Oficiales Naves Especiales y Regionales, que reproducimos a continuación:

“En mi calidad de presidente del SIET Oficiales de Naves Especiales y Regionales de la región del Biobío, quiero expresar mi más absoluto rechazo al actuar del actual presidente de la Comisión Pesca de la Cámara de Diputados y de quienes apoyan y comparten su trato mal educado, burlesco, discriminatorio y sin respeto hacia los expositores que representan a la industria pesquera y sus trabajadores.

La verdad que es cuando no hay voluntad y respeto para  escuchar, tampoco es aconsejable ir a pedir exponer, o exponer,  la visión de quienes vivimos del mar.

Resulta grave e impresentable la situación e incerteza jurídica en que los trabajadores de la industria pesquera nacional se encuentran hoy.

Durante más de 30 años he sido un hombre de mar, desarrollándome principalmente en el sector pesquero, tanto en el sector artesanal como en el industrial, Patrón de Pesca Artesanal, Patrón de Pesca Altamar Segunda Clase, Capitán Costero Superior, e Instructor de la OMI, es parte de mi carrera y presentación que me avala y autoriza para exponer mi crítica ante el mal y discriminatorio desempeño de la Comisión Pesca de la Cámara de Diputados.

Quizás un par de años atrás me hubiese referido como la Honorable Comisión Pesca, pero lamentablemente hoy no se han ganado el respeto de quienes trabajamos en  esta noble actividad. Su falta de respeto y desequilibrada actitud frente a los temas en que deben legislar con una mirada de bien común frente a todos los actores que hacemos de esta actividad nuestra forma de vida, es simplemente vergonzosa. Durante muchos años, hemos soportado la constante impugnación de su insatisfacción ante un cuerpo legal que no satisface sus intereses ideológicos.

Es muy grave que no les importe el enorme daño que se ha hecho en el caso del sector industrial a más de 40.000 familias y a miles de familias también del sector de la pesca artesanal. Lo digo de forma firme, clara y responsable; un daño que nace del deseo de miembros de esta comisión, diputado Brito, diputado Sepúlveda, en su momento también diputado Ascencio y diputada Roja. Su persecución incansable, constante y vengativa hacia una industria que junto a sus trabajadores a nivel nacional ha sido un enorme aporte a la economía en el desarrollo de su historia, particularmente, durante los últimos años donde la pandemia ha golpeado en forma desalmada a la fuerza laboral, el sector pesquero se ha mantenido firme manteniendo las economías en las regiones donde se desarrolla. Nuestra región, con el desembarque nacional más alto, se tiene que supeditar a los impulsos legislativos de quienes no desean y no quieren reconocer sus desacertadas decisiones y sus responsabilidades frente a los evidentes malos resultados que han tenido algunas iniciativas, como es el caso de la Ley de la Jibia.

Sus respuestas siempre son las mismas, “en mi región no tenemos problemas”, pues bien caballeros en la nuestra sí los hay y es exclusivamente de su responsabilidad que al día de hoy nuestro país no tenga una historia frente a esta pesquería (jibia). No conformes con esto, quieren anular la Ley de Pesca, quieren sacar una Ley Corta, quieren eliminar el arrastre, quieren ampliar mediante “Fácil Despacho” el área de reserva artesanal de 5 a 15 millas marinas; y así, de un solo plumazo, se elimina la industria pesquera nacional.

Así, se “despacha fácilmente a 40 mil trabajadores y sus familias”, en una decisión “responsable”, “justa” y “equilibrada”, con una mirada de bien común, basada en los intereses del señor Brito, del señor Sepulveda y de todos quienes ideológicamente desean generar “justicia”.

Nosotros advertimos y afirmamos que más que justicia, esto es venganza, es odio, es discriminación y cualquier otro  apelativo queda corto a la actitud y mal comportamiento que han demostrado estos parlamentarios; peor aún aquellos de nuestra zona en particular que se ven lejanos y ausentes de esta problemática, no entienden lo grave de esta situación y se dejan sobrepasar por quienes no tienen ningún interés en el desarrollo de  nuestra economía regional. Cierran sus ojos ante el grave daño que está provocando la pesca ilegal, particularmente, en la región del Maule, enajenándose de estos hechos y no reconociendo que delincuentes disfrazados de pescadores artesanales dañan los intereses del sector pesquero en general”.