Este jueves 14 de octubre, a través de una presentación telemática realizada en un seminario de difusión, el presidente de la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (SalmonChile), Arturo Clément, en conjunto con el gerente general del Instituto Tecnológico del Salmón (Intesal), Esteban Ramírez, presentaron los resultados del VI Informe de Sustentabilidad del gremio.

SalmonChile lleva seis años publicando de manera ininterrumpida este documento que forma parte de su política de transparencia y buenas prácticas. En esta oportunidad, el informe, en un esfuerzo conjunto con las empresas socias, contiene nuevos datos de manera de ir robusteciendo y entregando más información a la opinión pública. Muestra de lo anterior es la incorporación del indicador de colaboradores por género que existe en el sector salmonicultor.

“Estamos orgullosos de presentar por sexta vez consecutiva nuestro Informe de Sustentabilidad como una muestra de transparencia y buenas prácticas. Asimismo, quiero recalcar el gran esfuerzo que ha realizado todo el sector salmonicultor para reportar cada vez índices más sustentables, lo que es una muestra del real compromiso de las empresas con el cuidado ambiental y la vinculación con el entorno. Este año, hemos agregado nuevos indicadores al reporte, lo que genera que año a año sea más robusto y completo”, destacó el presidente de SalmonChile, Arturo Clément.

El VI Informe de Sustentabilidad de SalmonChile, según señalaron, muestra cómo la salmonicultura ha mejorado sus indicadores ambientales y cómo ha trabajado fuertemente en la vinculación con las comunidades, llegando a generar 1.187 acciones en conjunto, lo que muestra un aumento de un 5% respecto a 2019. De igual manera, este documento deja en evidencia la labor llevada a cabo en términos de gestión de reciclaje, logrando reducir 72.000 toneladas de residuos durante 2020.

Esteban Ramírez explicó cómo se han ido cumpliendo los desafíos de la industria en materia ambiental, social y sanitaria. “Venimos trabajando hace varios años en la disminución del uso de antibióticos y 2020 ha demostrado que el trabajo ha tenido frutos, ya que es el año con el menor uso de este insumo. Asimismo, a través de la ciencia y de la tecnología hemos podido disminuir la tasa de mortalidad en forma constante, al igual que reducir la accidentabilidad en los últimos años”, puntualizó. “De igual manera, es importante destacar que este ejercicio enriquece mucho a nuestro sector productivo debido a que los datos que aquí se presentan ayudan a generar nuevas investigaciones con bases sólidas”, afirmó.

Menor uso de antibióticos

Dwe acuerdo con lo informado en el reporte, el año en que se utilizaron menos antibióticos fue 2020, llegando a 298 gramos por tonelada cosechada, lo que pone a la industria en muy buen pie para llegar a su meta de reducir en un 50% el uso de los mismos a 2025. Para ese objetivo, en 2018 SalmonChile e Intesal lideraron un acuerdo con la ONG internacional Monterey Bay Aquarium, entre otras acciones.

Es así como durante 2020, las empresas asociadas al gremio disminuyeron en un 15% la utilización de antibióticos respecto a 2019, marcando el menor índice desde la presentación del Informe de Sustentabilidad.

“El 2020 ha sido un año muy importante para la salmonicultura en términos de uso de antibióticos, pues es el primer año que logramos bajar la barrera de los 300 gramos por cada mil kilos de salmón cosechado, posicionándonos por debajo de esta”, expresó el gerente general de Intesal, Esteban Ramírez.

De igual manera, el VI Informe de Sustentabilidad da cuenta de una reducción en un 40% del uso de antiparasitarios en comparación a 2019, llegando al índice más bajo desde 2013.

En tanto, el promedio de caligus adultos (móviles y hembras ovígeras) en peces se mantuvo estable en un número promedio de tres individuos por pez.

Certificaciones internacionales

Otro indicador interesante del reporte es la inocuidad. El salmón, para ser exportado a más de 100 mercados -en cualquiera de sus presentaciones-, es sometido a exhaustivos y rigurosos análisis microbiológicos y químicos que aseguran que es un producto completamente seguro para el consumo humano.

A su vez, los mercados de destino llevan a cabo chequeos muestrales que verifican la inocuidad. A partir de estas mediciones, las empresas nacionales han tenido que certificar su biomasa para lograr los estándares internacionales.

“Los mercados extranjeros son cada vez más exigentes y es necesario que la gran mayoría de los productos de nuestro país estén certificados por las diferentes normas internacionales. Desde 2013 no se mostraban porcentajes de certificación tan altos como los de 2020”, comentó Arturo Clément.

Durante el año pasado, se certificó internacionalmente (BAP – ASC – GAP) el 94% de la biomasa cosechada, lo que representa un aumento de un 11% respecto a 2019.

Para revisar el informe completo puede ingresar a este enlace.

Fotografía: SalmonChile