A inicios de septiembre, la consultora noruega The Governance Group publicó su informe anual ESG 100, que califica cómo las 100 más grandes empresas listadas en la Bolsa de Oslo reportan en materia medioambiental, social y de gobierno corporativo (criterios ASG o ESG, por sus siglas en ingles). En ese ranking, Salmones Camanchaca -única empresa latinoamericana abierta a este mercado, el principal en seafood- fue reconocida con nota A-, posicionándose entre las 20 empresas que ocuparon el tercer lugar en el listado, con el mismo rating.

La clasificación A destaca “reportes excelentes, en línea con las mejores prácticas. Buena descripción de temas materiales y resultados relevantes. Estrategia clara y específica, con objetivos cuantificables”, indica la publicación.

En ese sentido, “este reconocimiento refleja la alta prioridad que la sostenibilidad tiene dentro de Salmones Camanchaca. Nuestra estrategia de sostenibilidad es la hoja de ruta para nuestro negocio, y una reportería robusta es clave para un mejor monitoreo de los temas importantes en esta materia y poder medir nuestro comportamiento en ese aspecto”, señaló Alfredo Tello, gerente de Sostenibilidad de la firma.

Salmones Camanchaca cotiza en la Bolsa de Oslo desde febrero de 2018, movida paralela a la concreción de su apertura en la Bolsa de Santiago, y su clasificación en el reporte 2021 de The Governance Group representa un avance importante desde su nota E en el informe previo de 2020.

Esta es la cuarta vez que The Governance Group analiza y califica cómo las 100 principales compañías listadas en la Bolsa de Oslo reportan bajo los criterios ASG. La publicación evalúa la información entregada por las empresas según 13 indicadores relacionados a temas medioambientales, sociales y de gobernanza, incluyendo emisiones y riesgos climáticos, desarrollo de recursos humanos, equidad, estándares de reportería, entre otros.

Más información sobre cómo Salmones Camanchaca trabaja bajo los criterios ASG y su estrategia al respecto, en su último Reporte de Sostenibilidad 2020.