“La Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados aprobó la posible anulación de la Ley de Pesca, decretada en  Febrero de 2013 y que define el límite máximo de captura, los porcentajes de capturas para la  pesca  artesanal e industrial  y que además contempla el manejo sustentable de los recursos pesqueros con amplio resguardo de la sustentabilidad de los recursos y del medio ambiente. Determina, además, que es el Comité Científico el que define las cuotas de captura”, expuso el presidente de presidente de Ferepa Biobío, Hugo Arancibia Zamorano.

El dirigente añadió que “una segunda cosa que podemos rescatar de la ley, hoy absolutamente cuestionada, dice relación con los principios básicos del manejo pesquero, cuota para sardina y anchoveta una vez por cada año en dos periodos de marzo a julio y octubre a diciembre, los RAE como elementos importantes de la administración, el cuidado de la milla exclusiva para el sector artesanal, el posicionador satelital para embarcaciones de 12 metros, seguros de vida para los pescadores y, por sobre todo, destaco la certificación de las capturas que era uno de los grandes problemas que teníamos”.

El dirigente añadió que luego de que el Servel hiciera pública la información en torno al aporte a las campañas que la industria pesquera entregó a legisladores transversalmente desde un punto de vista partidario, se reveló “una corrupción que inhibe la posibilidad de que este ley sea eficiente, sino que se enmarca en un descriterio y falta de ética de muchos honorables legisladores que recibieron estos recursos y que con ello se anula la posibilidad de que se crea en esta ley. Eso no tiene discusión y creo que la ley será derogada”.

No obstante, el dirigente destacó que hoy 8.000 pescadores artesanales de la región del Biobío, reunidos en 82 sindicatos y que forman parte de Ferepa Biobío, abogan que, ante un nuevo cuerpo legal, se resguarde lo logrado en 30 años de lucha sistemática.

En relación con el actuar de la industria pesquera, Hugo Arancibia Zamorano sostuvo que “lo que pasa con la industria hoy es lo ha que sembrado en los últimos 30 años, cometiendo una serie de irregularidades, siendo una de las más relevantes la falta de protección y el cuidado con el medio ambiente, además de la captura de  pesquerías que están en fase de sobreexplotación, sin respetar las vedas ni las tallas mínimas. Esto fortalece la desconfianza de la comunidad y tienen toda la razón”.

Sernapesca

“Serna pesca, en tanto, ha tenido una incapacidad absoluta de cumplir con el rol que le asigna la ley que incluso fue modificada a requerimiento de su personal en orden a que carecían de los medios, atribuciones  y recursos para hacer las fiscalizaciones que es su tarea fundamental. A ello se suma la poca transparencia en el manejo de la fiscalización, llegando incluso a no cumplir con el rol para el que fueron creados”, expuso el representante de Ferepa Biobío.

“Nosotros los apoyamos cuando paralizaron sus actividades exigiendo mayores atribuciones. Se aprobó una ley en beneficio de su personal, pero hoy siguen actuando igual”, manifestó. También citó el caso de las áreas de manejo, donde a diario recibimos denuncias de los pescadores en torno a los robos de que son objeto. Los pescadores claman para que Sernapesca y la Armada cumplan con el rol de resguardo y fiscalización y estos son dos factores tremendamente negativos para el sector artesanal”, precisó el dirigente.

Para cerrar, Hugo Arancibia llamó al personal de Sernapesca para que cumpla con su tarea. “Debería enmendarse la legislación para que sea una entidad que actúe con seriedad; ir a terreno y que eso les permita estar en todo lo que está ocurriendo ahí”, concluyó.

Fotografía: Ferepa Biobío