Entre los días 11 y 15 de octubre se realizó la décima novena Conferencia Internacional sobre Algas Nocivas (ICHA según su acrónimo en inglés), que en esta oportunidad se desarrolló vía telemática desde La Paz (México). En la ocasión, se acordó que la sede para ICHA 2025 será Chile.

Al igual que en versiones previas, la actividad incluyó durante su primer día una reunión de la Sociedad Científica Internacional sobre Algas Nocivas (Issha) bajo la presidencia de la Dra. Vera Trainer de la NOAA, quien abordó distintos aspectos relativos a su gestión durante los últimos tres años. La experta también se refirió a la decisión de seleccionar al país responsable de la organización de la vigésima primera reunión a efectuarse en octubre de 2025, dado que la sede de la décima versión en 2023 será en Hiroshima (Japón).

En relación a lo anterior, la decisión adoptada fue acoger la propuesta de Chile, en el sentido de otorgar la responsabilidad de organizar la vigésima primera reunión de la conferencia internacional sobre algas nocivas. Esta se realizará entre los días 13 y 17 de octubre de 2025, en la ciudad de Punta Arenas (región de Magallanes), en el extremo sur de los fiordos y canales nacionales.

ICHA reúne a los principales investigadores a nivel global abocados al tema de las floraciones de algas nocivas y toxinas marinas, en reuniones a las que concurren entre 500-600 personas, y es la oportunidad en que se puede conocer el estado del conocimiento y cuáles son las líneas más importantes de orientación en la investigación de las floraciones de algas nocivas. La reunión no sólo es importante para investigadores, sino que también es propicia para tomadores de decisiones, políticos, periodistas, educadores y la comunidad en general.

Chile elaboró una propuesta para ser sede en octubre de 2025, para lo cual constituyó un comité que tuvo a su cargo su elaboración según las normas de la conferencia, además de presentar un vídeo y un texto. Los archivos incluyeron, no sólo las razones que sustentan el interés y las capacidades para organizar una conferencia de esta naturaleza, sino que además el lugar para realizar el evento.

Chile es conocido a nivel global por los efectos producidos, en los últimos años, por las floraciones nocivas en las actividades productivas y también en la salud pública. Además, destaca el interés de una comunidad científica nacional creciente, que aborda el estudio y monitoreo de estos eventos.

Para la ocasión, se contó con el patrocinio del Instituto de Fomento Pesquero, de la Gobernación Regional de Magallanes y Antártica Chilena, el Comité Oceanográfico Nacional, las Universidades de Chile, Católica del Norte, de Concepción y de Magallanes, la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, la Subsecretaría de Salud Pública, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura, la Sociedad Científica de Ciencias del Mar, Salmón Chile y AmiChile a través del Instituto Tecnológico del Salmón y el Instituto Tecnológico para la Mitilicultura, respectivamente.

“El comité organizador agradece públicamente el apoyo recibido que hizo factible traer a Chile la organización de tan importante conferencia, siendo esta la tercera oportunidad que se realizará en Latinoamérica. Fue Brasil en 2016, México en 2021 y Chile, tendrá ese honor en 2025”, señalaron desde la organización chilena.

Fotografía: Jorge Mardones-IFOP