El proyecto iFarm, desarrollado por Cermaq y BioSort y que ha estado en marcha desde enero del año pasado, se encuentra en su segunda fase. En esta etapa se realizará una prueba real a gran escala, con el objetivo de aumentar la salud y el bienestar de los peces con inteligencia artificial y aprendizaje automático. Actualmente, una instalación en Vesterålen (Noruega), está equipada con iFarm en todos sus corrales, según lo informado desde la salmonicultora.

En la primera fase, el equipo iFarm se instaló en corrales de red individuales en Martnesvika en Steigen (Noruega). «El enfoque principal en Martnesvika ha sido seguir el comportamiento de los peces y ganar experiencia con el nuevo equipo en los corrales. La experiencia adquirida hasta ahora se ha utilizado para ajustar el equipo y para la configuración de la fase 2 del proyecto. Esto significa que el equipo iFarm que se lanza al mar en la fase 2 en Langøyhovden (Noruega) es un poco diferente al equipo en la fase 1 en Martnesvika», indicaron los desarrolladores del proyecto.

“Hemos visto que el diseño de la carcasa del sensor y las aberturas por las que los peces deben nadar para llegar a la superficie afectan el patrón de nado de los peces”, dijo el gerente de proyecto iFarm, Karl Fredrik Ottem.

Agregó que “dependemos de que los peces elijan nadar a través de la caseta del sensor, por lo que en esta fase estamos instalando seis casetas de sensores diferentes con diferentes diseños geométricos, para probar cuál de las casas prefiere el salmón. Con esto sabremos qué casetas de sensores usaremos en la fase 3, etapa en la que sembraremos pescado por tercera vez”.

Las seis casas que se han lanzado al mar, antes de haber sido transportadas al lugar e instaladas en los corrales de red, a una profundidad de 8 metros, fueron construidas en tierra en Myre (Vesterålen).

“Tenemos muchas y buenas cámaras para poder monitorear constantemente cómo nadan los peces y asegurarnos de que se alimentan y prosperan. Hasta ahora, parece que los peces se están acostumbrando a los nuevos equipos en la red, tanto en Martnesvika como en Langøyhovden», señaló Ottem.

Desafíos y complicaciones

Aunque los peces parecen prosperar y crecer bien, no todo funciona perfectamente en un proyecto de desarrollo tan innovador. Según indicaron, con tanto equipo entre las redes ha sido difícil encontrar buenas soluciones tanto para la limpieza de la cámara como para el mantenimiento del equipo.

“Hay instalaciones grandes y complejas que, o hay que levantarlas para su mantenimiento, o tenemos que sumergirnos en el agua para llegar a ellas. Ha sido exigente encontrar buenas rutinas para que esto suceda mientras cuidamos del bienestar de los peces”, puntualizó Ottem, quien también expresó que “también nos llevamos estas experiencias con nosotros cuando miramos el diseño y el ajuste del equipo y la configuración para la siguiente fase”.

Menos piojo de mar

“Como el pez se mantiene a diez metros de profundidad en el corral de red, se han observado menos piojos en el salmón. Calculamos que hemos ahorrado un mínimo de una operación de desparasitación en los peces iFarm durante la fase 1 en Martnesvika, aunque solo tenemos la configuración de iFarm en corrales de red única allí. En Langøyhovden tenemos instalado iFarm en todos los corrales de red, y será muy interesante ver qué efecto tendrá eventualmente en los niveles de piojos”, dijo Ottem para finalizar.

Fotografía: Cermaq