Este jueves 18 de noviembre se cerró el ciclo 2021 de las charlas FISH Great Talks, organizadas por Skretting Chile, y que cuentan con la colaboración de DSM, Hendrix Genetics y Scale AQ. En este último encuentro del año, realizado de manera virtual, se abordó el uso de nuevas energías en la industria acuícola, con foco en el potencial del hidrógeno verde.

Para abordar el tema, se contó con las exposiciones de los expertos Camilo Avilés, jefe de la Unidad de Nuevos Energéticos de la División de Combustibles del Ministerio de Energía de Chile, y Nicolás Westenenk, director de Medio Ambiente y Cambio Climático de Generadoras de Chile, quienes abordaron los diferentes escenarios en relación al uso energético actual de las industrias productivas y lo que viene en cuanto a sustentabilidad de estos suplementos.

Durante el encuentro, el gerente general de Skretting Chile, Ronald Barlow, comentó que “producto de la pandemia, nos vimos obligados a llevar nuestras FISH Great Talks en formato virtual, lo que nos ha permitido aumentar el número de asistentes que alcanzamos con los conocimientos que se comparten en estas charlas. Estos espacios de encuentro nos permiten abrir agendas, buscar oportunidades e innovaciones provenientes de diferentes industrias que podrían ser aplicadas a la acuicultura. Agradecemos su constancia y participación en estos cuatro encuentros correspondientes al ciclo 2021 y, por supuesto, a nuestros expositores por acercarnos a nuevas prácticas”.

Para dar inicio a las exposiciones, Camilo Avilés, del Ministerio de Energía, se refirió al camino que se ha propuesto Chile respecto de avanzar hacia la descarbonización de su matriz energética con fin de que esto ayude a lograr la carbono neutralidad con plazo al 2050. Aquí, sostuvo, el hidrógeno verde ofrece excelentes oportunidades no sólo para avanzar en este objetivo medioambiental, sino que también en términos de dar dinamismo a la economía y el empleo.

“El hidrógeno verde viene a dar solución a industrias que, en primera instancia, se pensaban difíciles de descarbonizar, entre ellas también la industria del salmón, aunque en menor medida que otras, como la electricidad y transporte. Por esto, la prensa internacional y nacional posicionan a este elemento como una fuente de energía limpia”, sostuvo el funcionario.

Añadió que “Chile se ha posicionado a nivel mundial como uno de los países donde es más factible instalar energías renovables y generar hidrógeno verde. Si utilizáramos todo nuestro potencial, podríamos generar cerca de 160 millones de toneladas. Actualmente, como país, contamos con más de 60 proyectos en desarrollo, entre ellos, la producción de metanol sintético para Porsche, abasteciendo su flota en Alemania”.

De acuerdo con el profesional, “en materia de acuicultura, los pontones necesitan mucha generación eléctrica y el uso de hidrógeno verde es una oportunidad real para ello. Funciona de forma similar al combustible, a través de un motor, pero sin emitir contaminantes, ya que el producto de la combustión de este elemento es agua”.

Luego fue el turno de Nicolás Westenenk, de Generadoras de Chile, quien contó que “nuestra visión es ser articuladores de la carbono neutralidad en Chile, sobre todo en un escenario de cambio climático que nos obligará a ser mucho más flexibles para la generación de energía, alineando nuestros objetivos a nivel nacional con este tema”.

De acuerdo con el ejecutivo, “Chile es uno de los países líderes en la carrera de la carbono neutralidad. Actualmente, contamos con un proyecto de ley sobre el cambio climático que aborda este tema. Por ejemplo, desde 2018 comenzamos el retiro paulatino de las termoeléctricas para no impactar el sistema eléctrico”. En ese sentido, nuestro país, “a través del hidrógeno verde se convertirá en uno de los principales exportadores de energía a nivel mundial, lo que generará nuevos puestos de trabajo, teniendo un impacto regional y de descentralización”, destacó.

Regiones con potencial

Consultado sobre qué regiones del país podrían verse impactadas por esta industria del hidrógeno verde, Camilo Avilés sostuvo que “la industria está recién formándose, por lo que es posible apreciar dos hubs importantes debido a sus capacidades de generación energética a través de recursos renovables. Estos son en Antofagasta, producto de su capacidad de generación de energía solar, y Magallanes por la fuerza de sus vientos. En un corto plazo, se abrirán espacios también en Valparaíso y Biobío, al igual que lo ha hecho Aysén con su proyecto HDF”.

Nicolás Westenenk, en tanto, comentó que “el crecimiento de la industria del hidrógeno verde y su localización dependerá del tipo de demanda. Si es para exportación, sin duda se ubicará en zonas cercanas a la costa, pero si es para uso interno se ubicará cerca de zonas urbanas. Asimismo, si es para apoyar a otras industrias, como la minería, por ejemplo, se emplazará en el norte del país para dar abasto a estos requerimientos. Todo dependerá de su uso”.

En cuanto a la pregunta respecto de que si se puede obtener hidrógeno verde del agua de mar, Camilo Avilés, dijo que “la escasez del recurso de agua dulce es un tema a nivel mundial y ya se está debatiendo en nuestro país, incluso en la Nueva Constitución y los derechos de agua. Por lo mismo, el futuro de este elemento se encuentra en el mar y para usar el agua es necesario someterla a un proceso de desalinización, que nos permitirá purificarla en diferentes procesos. En materia de hidrógeno verde, aún está en estudio este tipo de insumo, pero, definitivamente, esa es la meta”.

Foto principal: Skretting Chile