Académicos y profesionales de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, del Instituto de Fomento Pesquero y del Instituto de la Patagonia de la Universidad de Magallanes, emanaron recientemente un artículo expresando su opinión acerca de la implementación del enfoque ecosistémico en el manejo de los recursos acuáticos, en el marco de la Ley General de Pesca y Acuicultura (LGPA).

En el artículo, los autores E. Yáñez, C. Lang, M.A. Barbieri, C. Montenegro y C. Andrade, entregan su visión acerca de los principales avances, brechas y perspectivas que han surgido tras la implementación del enfoque ecosistémico. Abordan la Ley de descarte, la creación y funcionamiento de diferentes instituciones asociadas al rubro, la situación actual de la pesca y la acuicultura en Chile, entre otras temáticas.

“Desde el 2013, el marco legal de la pesca y la acuicultura establece el objetivo de la conservación, implicando el uso sustentable de los recursos hidrobiológicos y el cuidado del ecosistema con la aplicación de los enfoques ecosistémico y precautorio; además de una administración transparente, responsable e inclusiva”, señalan los expertos.

“El enfoque ecosistémico promueve el desarrollo sostenible, el bienestar humano y ecológico, mediante una adecuada gobernabilidad y gobernanza. A fines de la década del 2000 la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura y el Instituto de Fomento Pesquero inician en forma conjunta programas de investigación sobre el conocimiento científico necesario para avanzar hacia el manejo con enfoque ecosistémico. En paralelo, importantes centros de investigación y universidades chilenas han hecho importantes contribuciones para avanzar en la investigación orientada a comprender la dinámica integral de los sistemas socio-ecológicos asociados a las actividades de pesca y acuicultura”, agregan en el artículo.

En la misma línea, puntualizan que “el enfoque ecosistémico exige un enorme esfuerzo y cooperación entre científicos, pescadores, ambientalistas y autoridades y no se sostendrá simplemente en el principio sancionatorio de la autoridad, sino en la colaboración de todos los actores involucrados. Por su parte el IFOP, responsable de asesorar al Estado de Chile, se encamina a modificar su estructura interna y desarrollar una cultura proclive a estimular la colaboración entre sus investigadores, facilitando la integración de experiencias y miradas diversas sobre los recursos que comparten un ecosistema determinado”.

Agregan también que “la implementación del manejo con enfoque ecosistémico en el país ha avanzado en varias líneas; por ejemplo, implementando la ley del descarte, con su cuantificación y reducción de éste. Así, desde el 2020 se instalan cámaras a bordo de naves de la flota industrial y desde el 2024 se extenderán a la flota artesanal. También se elabora un plan de devolución al mar de la pesca incidental (tiburones, quimeras, condrictios, aves, tortugas, otros); se declaran áreas marinas protegidas para conservar o preservar áreas específicas y delimitadas; se apoya la diversificación productiva de la pesca artesanal; se promueve el consumo humano; se postulan Espacios Costeros Marinos para Pueblos Originarios; se crea el Instituto Nacional de Desarrollo Sustentable de la Pesca y la Acuicultura de Pequeña Escala; entre otros”.

Para leer el artículo completo, ingrese a este enlace. 

Fotografía: Mar y Ciencia