En la última década, el desarrollo de nuevas tecnologías e innovaciones para el transporte de peces vivos ha permitido diversificar servicios en embarcaciones totalmente equipadas para el traslado de salmónidos de una región a otra.

A estos buques se les conoce como wellboats, siendo el Ronia Diamond uno de los más avanzados de la industria internacional. Este que fue visitado recientemente por autoridades del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) y la Universidad San Sebastián (USS), luego de que ambas instituciones sellaran un convenio para el análisis de las aguas en estas naves, con el fin de asegurar que su carga (salmones) estén seguras y saludables.

“El rol de la universidad será certificar que todos los peces que vienen desde la región de Aysén u otras zonas australes ingresen en condiciones adecuadas, sin presencia de algas nocivas, con el fin de que también podamos cuidar las aguas de la mejor manera posible”, detalló Sergio Hermosilla, vicerrector en la Sede De la Patagonia de la Universidad San Sebastián.

Para el director regional (s) de Sernapesca, Branny Montecinos, “el acuerdo resulta significativo para el control de plagas y sobre todo por el cuidado del medio ambiente, porque es en regiones marítimas donde se desarrolla toda la actividad acuícola y de la pesca artesanal. Por eso, es importante, para algunos territorios como Quellón, esta supervisión que se hará en los wellboats. Gracias a este convenio de colaboración mutua con la Universidad San Sebastián, podremos vigilar, detectar y controlar microalgas, como Alexandrium Catenella, una de las más importantes para el control de plagas. La idea es que esto permita mantener libres cada uno de estos traslados hacia nuestra región”, apuntó.

En esta misma línea, Daniel Cabrera, gerente de Logística Marítima de Cermaq Chile, multinacional reconocida en el campo acuícola, valoró la alianza, expresando que la relación que tendrán con ambas instituciones será muy importante. “Esto va a permitir que exista un control de la calidad de agua que estamos transportando en nuestros barcos y un control de las microalgas, lo que se puede traducir en un mejor trabajo”, aseguró.

De acuerdo con Cabrera, la visita permitió que las autoridades de Sernapesca y Universidad San Sebastián conocieran una de las embarcaciones más modernas de la industria en el mundo. “Conocer su tecnología y sus particularidades fue bueno en términos de poder corroborar que se puede desplazar libremente de una zona a otra sin generar contaminación, sin transferir agua o masas de agua de un lado a otro y, por sobre todo, asegurando un bienestar a los peces”, concluyó.

Fotografías: USS