La Sala de la Cámara respaldó el informe de la comisión mixta del proyecto (boletín 11311) que considera a las marejadas como fuerza mayor. Así, se permite a los pescadores mantenerse en el Registro de Pesca Artesanal, pese a las paralizaciones derivadas del fenómeno natural.

La nueva norma señala que, si por efecto de las marejadas u otro fenómeno climático se provocara varado de algas, se podrán contemplar excepciones respecto de las vedas o cuotas sobre los mismos.

De igual modo, establece que se considerará caso fortuito o fuerza mayor las marejadas que hayan impedido la actividad extractiva. Esto se acreditará con un certificado de la autoridad marítima que dé cuenta del cierre de los puertos y su extensión temporal.

Las y los diputados respaldaron la propuesta por 129 votos a favor y una abstención. Ahora el Senado debe pronunciarse sobre el informe.

Debate

En el debate del informe, el diputado Bernardo Berger (RN) explicó que las marejadas han significado un detrimento de la actividad pesquera artesanal. Por tanto, valoró los elementos que aportó el trabajo de la comisión mixta para facilitar la aplicación de la norma.

Por su parte, la diputada Marcela Hernando (PR) lamentó la demora en la tramitación de la iniciativa (fue ingresada en julio de 2017). Sin embrago, valoró que, finalmente, en el trabajo de la mixta se lograra el acuerdo necesario que beneficiará a la pesca artesanal.

Por último, el diputado Gabriel Ascencio (DC) valoró la protección que se entrega ante los casos de fuerza mayor que les generan dificultades para realizar sus labores de pesca o recolección.

Fotografía: Cámara de Diputadas y Diputados