Comenzó el 2022 y BioMar lo hizo lanzando al mercado una dieta que promete ser de gran ayuda para reducir los efectos asociados al período post transferencia de los peces al agua de mar, especialmente en esta época del año y, específicamente, de este año, donde se proyectan desafíos climáticos asociados a la producción de salmónidos en nuestro país.

Se trata de Intro Q+ que, con el foco puesto en robustez y rendimiento, potencia el aporte conjunto de probióticos y harina de krill en el organismo de los peces. “Los probióticos refuerzan el sistema inmune, desplazan patógenos y colaboran en la formación de nutrientes y mineralización estructural, lo que contribuye a la recuperación de tejidos dañados reduciendo las cargas virales, por ejemplo, para HSMI. Mientras, la harina de krill, rica en fosfolípidos marinos e incorporada en las dietas premium de BioMar, protege y refuerza la integridad de las membranas celulares, incrementa los valores de EPA/DHA en el filete obteniendo del salmón, el máximo potencial de crecimiento y rendimiento en esta primera etapa hasta los 1.500 gramos y que se proyecta hasta la cosecha”, explica el product manager Agua Mar de BioMar, Óscar Berríos.

Las investigaciones realizadas con esta dieta, arrojan que peces alimentados con Intro Q+ registraron menor patología cardíaca; así como también se registra una diferencia de peso final en peces alimentados con Intro Q+ (ambos casos, salmón Atlántico).

En forma consistente, a partir de 2017, BioMar viene demostrando que sus formulaciones arrojan excelentes resultados productivos, posicionando a centros de cultivo alimentados con el portafolio BioMar con los mejores indicadores de rendimiento. Lo anterior, resultado de un trabajo conjunto con los clientes, las áreas técnicas y de I+D de la firma de alimento, desarrollando soluciones oportunas para los distintos desafíos del mercado salmonicultor y el consumidor final.

Fotografías: BioMar