A partir de octubre de 2021, las oficinas administrativas y casino de alimentación de Elanco ubicados en Puerto Varas, están realizando compostaje en lugar de descartar los desechos orgánicos. Este paso respalda los compromisos de sostenibilidad global de la compañía y tiene como objetivo disminuir su huella de carbono a nivel local, reduciendo sus emisiones entre cinco y siete toneladas de CO2 por año.

Tanto los restos de la preparación, así como el alimento no consumido, están siendo destinados en su totalidad a compostaje industrial. La iniciativa es parte de una planificación en tres etapas, que también considera abordar a corto y mediano plazo el reúso de papeles y plásticos, así como implementar un cambio en los materiales de embalaje para los despachos con cadena de frío.

Maceteros en vez de cestos de basura

En octubre pasado, Elanco Chile y la firma local de gestión de residuos orgánicos Regenera Orgánico comenzaron a trabajar juntos, por lo que los restos de alimentos pre-consumo y post-consumo generados en las instalaciones de Elanco en Puerto Varas, fueran tratados y convertidos en compost para enriquecer el suelo y fertilizar huertos.

“Desde hace años cumplimos con todos los requisitos y regulaciones sobre el tratamiento de residuos, ensilaje y autoclavaje”, dijo Alejandra Parada, Supply Chain Manager Aqua y Gerente de Operaciones en Puerto Varas para Elanco Chile. “Ahora, desde octubre de 2021, Elanco ya no descarta residuos orgánicos en Puerto Varas.»

La empresa espera recuperar unos 200-300kg de residuos orgánicos al mes. Considerando que esta materia orgánica podría haber sido destinada a relleno sanitario o vertedero, se estima que su compostaje representa una reducción equivalente a unos 400-600kg de CO2 por mes.

Cambio de conciencia

De acuerdo con lo relatado por Santiago Rojas, director ejecutivo de Regenera Orgánico, el trabajo con Elanco partió mediante unos talleres que dictaron al personal del casino y de Salud, Seguridad Ocupacional y Medioambiente (HSE, por sus siglas en inglés).

«Capacitamos a las personas sobre cómo separar los residuos en su origen», dijo Santiago, refiriéndose a la clasificación de residuos en orgánicos e inorgánicos (plásticos, vasos, etc.). «Pero siempre, en primer lugar, buscamos crear conciencia ambiental para que la gente comprenda el por qué de hacer esto”.

El siguiente paso es extender estos cursos de capacitación a todo el personal para que puedan servir como “embajadores” ambientales y crear conciencia ambiental también entre sus familiares y amigos”.

“En Elanco, estamos dedicados a nuestro compromiso global de proteger el medio ambiente”, dijo Alejandra. Esto comienza con crear conciencia sobre la importancia de reutilizar y reciclar, de dar una segunda vida a todos los materiales que usamos”.

Planes a futuro

Ahora que Elanco ha comenzado a convertir los desechos orgánicos de sus operaciones en Puerto Varas en compost para su uso en la comunidad, la empresa está mirando hacia su próximo desafío: buscar una solución para los desechos y envases de papel y plástico.

Todas estas medidas forman parte del compromiso global de Elanco con el planeta y su objetivo de reducir las emisiones de las granjas de sus clientes en 21 millones de toneladas. La evaluación de Elanco hacia la sostenibilidad se resume en el marco de Propósito Saludable de Elanco (Elanco’s Healthy Purpose), que incluye un conjunto de compromisos y acciones enfocados en avanzar en el bienestar de los animales, las personas y el planeta y contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Fotografía: Elanco