Ayer 26 de enero se conmemoró un nuevo día de la educación ambiental, pensado para tomar consciencia sobre la necesidad de proteger al medioambiente. Parte de ese medio ambiente está compuesto por nuestra fauna y, en nuestro caso, la fauna marina.

Es por ello que es necesario aprender cómo proceder y actuar de forma adecuada ante el encuentro con animales marinos como pingüinos, tortugas marinas, chungungos, focas, lobos marinos y cetáceos, entre otros, ya sea que estos se encuentren en buen estado de salud, desorientados, heridos o enfermos.

Durante esta temporada es normal que estos animales salgan de su hábitat, ya que se encuentran en periodo reproductivo y también cambio de piel en algunos casos, por lo que es más probable que se den estos encuentros entre animales y seres humanos. Ante ello el llamado es a no acercarse, no molestar, ni alimentar al animal, ni tampoco intentar ayudarlo por sus propios medios o devolverlo al mar.

Lo más importante es observar si el animal necesita ayuda profesional, debiendo resguardarlo de posibles ataques de perros, y llamar a Sernapesca al 800 320 032 o avisar a la capitanía o alcaldía de puerto más cercana (Armada) y esperar a que la ayuda profesional llegue, evalúe al animal y determine si puede volver al mar o lago o deberá ir a un centro de rescate.

Es importante insistir en no manipular al animal, pues no debemos olvidar su naturaleza salvaje, pudiendo reaccionar de forma agresiva, además de desconocer su estado de salud y enfermedades que pueda transmitir, poniendo en riesgo no solo la vida humana sino también la del animal.

También hay que conocer las distancias de observación seguras (desde plataformas en el agua) para cada tipo de animal, siendo de al menos 50 metros de distancia para pingüinos, lobos marinos, chungungos, huillines, delfines, toninas, marsopas y tortugas de mar; de 100 metros de distancia para ballenas jorobadas y cachalotes y de 300 metros de distancia para ballenas azules. La excepción es la ballena franca que, dado su crítico estado de conservación, solo se puede avistar desde la línea de la costa.

Cabe destacar que, cuando se observen cetáceos desde una embarcación, ésta se debe mantener paralela al animal y debe en lo posible apagar su motor para no hacer ruidos que estresen o desorienten a los cetáceos.

Finalmente, es importante tener en consideración que en Chile es ilegal no cumplir con las distancias de avistamiento, con multas que van entre las 3 y las 300 unidades tributarias mensuales (UTM), así como también está penado el acosar, alimentar, capturar o matar cetáceos, lobos de mar, focas, nutrias de mar, tortugas marinas y pingüinos.

Es tarea de todos proteger a nuestra fauna marina y de nosotros depende su conservación y supervivencia. Cuidemos, ayudemos y protejámosla. Recuerda que siempre puedes denunciar a través del teléfono de Sernapesca 800 320 032.

 

Fotografía: Sernapesca