Usando inteligencia artificial y aprendizaje automático, Cermaq y BioSort tienen como objetivo identificar a los peces de forma individual en la jaula y dar seguimiento diario a su salud. Está previsto que el proyecto iFarm, desarrolle esta acuicultura individual durante cinco años.

Según indicaron desde la compañía, en la fase 1, la tarea principal fue adaptar el equipo iFarm al comportamiento de los peces y garantizar su bienestar.

«El comportamiento de los peces que hemos observado en la fase 1 nos dice que el pez está bien con el equipo iFarm en el corral. Esto se ve respaldado por los resultados de la cosecha. El pez ha tenido una buena vida en los corrales iFarm», dijo el gerente de proyecto iFarm de Cermaq, Karl Fredrik Ottem.

La necesidad de despiojar se redujo en un 50% en los corrales iFarm en comparación con los corrales convencionales en el sitio y la puntuación de los indicadores de bienestar fue buena durante toda la producción, según señalaron.

“El proyecto iFarm es un proyecto de desarrollo con un alto grado de innovación, y con muchas incertidumbres. El concepto iFarm no se puede combinar con el equipo de alimentación subacuático ordinario, y los resultados de la cosecha mostraron que existe la necesidad de un mayor desarrollo del sistema de alimentación subacuática para lograr un factor de alimentación tan bueno como el que normalmente tenemos en Cermaq. La primera producción también ha brindado una experiencia importante en términos de soluciones para la integración entre varios componentes principales de iFarm y cómo estos deben desarrollarse aún más para mejorar las operaciones de manejo y las operaciones diarias”, comentaron.

Además, la primera versión del sensor iFarm se probó en la fase 1 en el sitio marino de Martnesvika (Noruega), lo que resultó en experiencias importantes en cuanto a la disposición de la cámara, la iluminación y el procesamiento de datos para permitir un registro de salud de cada pez. «Comprobar los peces en tiempo real con cámaras desde múltiples ángulos permite saber más sobre cada pez, pero al mismo tiempo requiere mucho de las soluciones de software y hardware que desarrollamos», dijo el gerente general de BioSort, Geir Stang Hauge.

El mayor desarrollo de iFarm, la fase 2, se está llevando a cabo en Vesterålen (Noruega). Todo un sitio marino ha sido equipado con configuraciones iFarm en todos los corrales, después de que se sembrara el pescado el otoño pasado. En esta fase, habrá pruebas reales a gran escala del concepto y la tecnología.

“Hemos aprendido mucho y hemos recibido una serie de respuestas que nos llevan al siguiente paso. Una parte importante del trabajo de innovación es averiguar qué funciona y qué no funciona», puntualizó Ottem.

El primer pescado iFarm se cosechó en la planta de procesos de Steigen (Noruega) y se envió a clientes en Europa y Asia.

Fotografía: Cermaq