En 2021, dos temporadas de pesca exitosas elevaron la producción de harina de pescado en un 19% en Perú y un 9% en Chile, mientras que la producción en el Atlántico Norte disminuyó debido a los menores desembarques de bacaladilla y lanzón. La producción mundial se estima en alrededor de 5,1 millones de toneladas, un aumento del 2-3% con respecto a 2020.

Por el lado del aceite de pescado, la producción resultó un poco más baja debido al muy bajo rendimiento durante la segunda temporada en Perú.

Durante 2021, China aseguró el mayor volumen de importación de la historia, ya que la importación de harina de pescado superó los 1,8 millones de toneladas. Alrededor del 55% de esto provino de Perú, que representa más del 80% de las exportaciones totales peruanas.

Una de las razones del aumento de la demanda es una caída estimada del 30% en la producción nacional de harina de pescado en China. “El inventario de cerdos chinos parece haberse recuperado lo que, a su vez, aumentó la demanda de harina de pescado. El nivel récord de importaciones de harina de pescado informado el año pasado podría alcanzarse nuevamente en 2022, a menos que ocurra un reajuste drástico del sector porcino o aumente la producción nacional de harina de pescado”, estiman desde Kontali.

Los precios de la harina de pescado se mantuvieron notablemente estables durante el año pasado considerando el alto nivel de precios de los sustitutos como la soja y la colza. La exitosa temporada de producción en Perú y los mayores desembarques esperados de pescado para reducción en el Atlántico Norte, probablemente también mantendrán los precios de la harina de pescado en un nivel razonable en los próximos meses.

No obstante, añaden que la menor producción de aceite de pescado ya ha afectado el nivel de precios, donde han visto un aumento en el nivel de precios tanto en Europa como en Perú en las últimas semanas.

Fotografía: Kontali.