Este miércoles 23 de febrero, la Capitanía de Puerto de Villarrica, tuvo una intensa jornada de trabajo, al registrarse, simultáneamente, cuatro emergencias marítimas, que obligaron al personal naval a extremar esfuerzos y disponer de los recursos de manera eficiente para el cumplimiento de la tarea.

Fue así que, en horas de la tarde, la Capitanía de Puerto, recibió un llamado de emergencia, de dos menores edad que habían caído de sus kayaks, perdiendo sus embarcaciones y debiendo refugiarse en unos roqueríos cercanos. A raíz de esto, se dispuso el zarpe de las lanchas de Policía Marítima PM-2522 y PM-2527.

En el momento en las unidades marítimas se dirigían al lugar avistaron un velero con 6 tripulantes a bordo que se encontraba a la deriva y acercándose peligrosamente a las rocas. Inmediatamente la unidad naval PM-2527, desvió su rumbo para socorrer a la malograda embarcación, pudiendo rescatar ilesos a todas las personas que se encontraba a bordo.

Por su parte, la PM-2522, la cual iba equipada con personal de rescate, siguió su rumbo hacia la primera emergencia. A los pocos minutos llegó al donde ambas kayakistas se encontraban. Como la lancha no podía llegar hasta el sector rocoso, un servidor naval debió arrojarse al lago para rescatar a nado a ambas menores, embarcándolas posteriormente en la unidad naval.

Al iniciar el retorno, con ambas mujeres rescatadas, la lancha de Policía Marítima avistó otras dos emergencias, debiendo proceder también al salvamento.

Una de los procedimientos permitió rescatar a dos hombres que se encontraban flotando tras haber perdido sus tablas Stand Up Paddle. La última acción de salvamento, permitió rescatar a otra persona que había caído de su kayak.

Fotografía: Armada de Chile