Recientemente se llevó a cabo en los Astilleros y Maestranza de la Armada (Asmar), en la ciudad de Talcahuano (región del Biobío), el corte de plancha de la primera unidad de cuatro que serán construidos con la finalidad de modernizar y mejorar las capacidades del Comando Anfibio de Transportes Navales.

La actividad estuvo presidida por el presidente de la República, Sebastián Piñera y contó con la participación del ministro de Defensa, Baldo Prokurica, el comandante en Jefe de la Armada, Almirante Juan Andrés De La Maza, el Alto Mando Naval e invitados especiales.

Durante la ceremonia, el director general de los Servicios de la Armada, vicealmirante Pablo Niemann, dijo que “el reemplazo de los buques del Comando Anfibio y de Transportes, por medio de la construcción naval en el país, es fundamental dado que permitirá una adecuada estrategia para el crecimiento en cuanto a la complejidad de fabricación, generando los pasos adecuados en la dirección de un Plan Nacional Continuo de Construcción Naval, que nos permitirá la manufactura de buques de superficie de mayor complejidad como son las fragatas de la Escuadra Nacional, a contar de la próxima década”.

Según señalaron, este plan contribuirá al desarrollo tecnológico al generar nuevas capacidades en I+D+i y, en la medida que mayor cantidad de tecnologías son desarrolladas a nivel nacional, mayor cantidad de recursos quedan en la industria local, generándose un ciclo virtuoso en el que nuevas capacidades y tecnologías pueden emerger con mayor facilidad.

Por su parte, el Presidente dijo que “con el proyecto Escotillón IV ponemos en marcha el plan de desarrollo en Asmar Talcahuano de una capacidad de construir una nueva generación de buques de Transportes Anfibios para hacer frente a las múltiples necesidades que hoy podemos anticipar”. Concluyó que “el proyecto Escotillón IV es un cambio importante, un salto tecnológico, que ojalá pueda transformarse en un plan permanente de construcción de buques para nuestra Armada y nuestro país”.

El corte de la primera plancha, con el que se materializó el inicio del proyecto Escotillón IV, fue realizado por una máquina de última generación que fue adquirida en el marco de la construcción del primer buque antártico. Así lo explicó el Sargento 2° Carlos Ortega, “con esta máquina mejoró considerablemente las capacidades de nuestro trabajo, que en esta etapa es principalmente la construcción naval. Tiene una capacidad de cortar desde 3 hasta 200 mm de espesor en acero y lo hace a través de plasma y oxicorte.”

Una vez finalizada la ceremonia el ministro de Defensa Nacional, Baldo Prokurica, comentó que “son oportunidades enormes donde vamos a tener buques construidos acá en Chile, con tecnología nuestra pero además generando hasta 1500 puestos de trabajo”.

Finalmente, el comandante en jefe de la Armada confesó sentirse muy orgulloso de lo vivido, “con la ceremonia que hemos tenido vamos a poder continuar en el Plan Continuo de Construcción Naval una vez que el rompehielos sea botado al agua en el mes de Diciembre del presente año, en la renovación de nuestros buques multipropósitos en que la primera prioridad Institucional es el reemplazo del transporte Aquiles”.

Aporte a la región 

El alcalde de Talcahuano, Henry Campos, destacó que “hoy día con el proyecto Escotillón IV, nos permite seguir potenciando al menos una década más este artillero constructor que va a generar empleabilidad directo a la población de Talcahuano y a la región del Biobio por lo tanto se va a requerir más mano de obra calificada y más mano de obra técnica que garantice la construcción de ellas”.

Características de las nuevas Unidades

Los nuevos buques contarán con una cubierta para transporte de material rodado y de contenedores, transporte de hasta 250 personas y una enfermería con capacidad de apoyo sanitario. También podrán navegar en aguas antárticas, operarán con helicópteros en su cubierta y una embarcación orgánica que permitirá el desembarco de vehículos y carga, proyectando el sostenimiento logístico desde el mar hacia la costa en cualquier parte del territorio nacional.

Con el proyecto Escotillón IV se pone en marcha el plan de desarrollo en Asamr Talcahuano de una capacidad de construir una nueva generación de buques de Transportes Anfibios para hacer frente a las múltiples necesidades que hoy se pueden anticipar, y de esta manera se espera construir las futuras fragatas que la Armada y el país necesitan.

Fotografías: Asmar