En el contexto del creciente conflicto en Rusia y Ucrania, desde Cargill emanaron un comunicado. En dicho documento señalaron que:

“El pueblo de Ucrania está viviendo una realidad impensable y horrible. Desde que su país fue invadido, muchos han perdido la vida, sus familias, sus hogares, todo. A lo largo de nuestros 157 años, dos cosas son una constante: siempre ponemos a las personas primero, priorizando la seguridad de nuestros empleados, y hacemos todo lo posible para nutrir al mundo. Así es como alimentamos a las familias y sustentamos la vida en todo el mundo.

Nuestro propósito y principios nos acompañan desde nuestros inicios y nos guían cada día. Tenemos una larga historia en Rusia, pero ahora es un momento como ningún otro. Como tal, estamos reduciendo nuestras actividades comerciales allí y hemos detenido la inversión.

Continuaremos operando nuestras instalaciones esenciales de alimentos en Rusia. La alimentación es un derecho humano básico y nunca debe utilizarse como arma. Esta región juega un papel importante en nuestro sistema alimentario mundial y es una fuente crítica de ingredientes clave en productos básicos como pan, fórmula infantil y cereales.

También estamos aumentando el apoyo a nuestros colegas ucranianos y los esfuerzos humanitarios en la región a través del Programa Mundial de Alimentos, World Central Kitchen, Red Cross, Save the Children, la Federación Europea de Bancos de Alimentos y CARE. Las ganancias de nuestras operaciones se destinarán a estos esfuerzos humanitarios”.

Fotografía: Cargill