El estudio de los investigadores de la línea “Salud animal en estadios de vida de agua dulce de salmónidos” del Centro Incar y de la Universidad Andrés Bello, Dr. Ruben Avendaño-Herrera y la ingeniera Rute Irgang, se desarrolló dentro del Proyecto FONDECYT 1190283. Para ello, se analizó la susceptibilidad a la tiamulina de 32 aislados chilenos de T. dicentrarchi y la cepa tipo de la bacteria CECT 7612T usando el método de determinación de las concentraciones inhibitorias mínimas (MIC) por micro dilución según los procedimientos recomendados por el Clinical and Laboratory Standard Institute, pero fijando la temperatura de incubación a 18 ºC.

El estudio determinó que la tiamulina, un antimicrobiano de uso exclusivo veterinario y clasificado como “menos importante” por la Organización Mundial de la Salud, es una alternativa viable al florfenicol, el antimicrobiano más empleado en el control de las patologías de salmónidos, incluyendo el tratamiento contra la tenacibaculosis causada por Tenacibaculum dicentrarchi, la tercera infección bacteriana más importante de la salmonicultura en Chile.

“La génesis del estudio se sustentan en que los valores de MIC a florfenicol de los aislados de T. dicentrarchi en un estudio previo se fijaron en 2 μg/mL, lo que es una concentración bastante alta y se requiere tener alternativas cuando los aislados comiencen a disminuir la susceptibilidad a este antimicrobiano. Por tanto, decidimos estudiar la tiamulina debido  que es de uso exclusivo médico veterinario y que por estudios previos conocíamos de sus buenos resultados para T. dicentrarchi.” expresó el Dr. Avendaño-Herrera.

“Nuestros resultados in vitro presentados sugieren que la tiamulina es una alternativa viable al florfenicol, específicamente porque la tiamulina requiere concentraciones comparativamente más bajas para inhibir T. dicentrarchi. Además, considerando aspectos farmacocinéticos/farmacodinámicos se requeriría menos cantidad de tiamulina en el alimento para controlar los brotes de tenacibaculosis. Cabe destacar que este antimicrobiano ha sido empleado en campo mediante el formato de extra-etiqueta”, explicaron los expertos del Centro Incar.

En Chile, la tiamulina está registrada para su administración en cerdos, pollos de engorde, pavos y aves. Los investigadores recomiendan solicitar a las empresas farmacéuticas que registren la tiamulina para salmónidos y proporcionen tratamientos antimicrobianos alternativos para la industria de los salmónidos.

“La idea de esta investigación no es fomentar el uso de antimicrobiano, sino contar con alternativas y el uso de estos compuestos debe ser siempre considerando los valores de MIC de los aislados que son causantes de las infecciones”, finalizó el Dr. Avendaño-Herrera.

Revise el estudio: “Evaluación de la susceptibilidad in vitro de Tenacibaculum dicentrarchi a la tiamulina mediante pruebas de concentración mínima inhibitoria”, pubicado por el “Journal of Fish Diseases”.

Fotografía: Centro Incar, Dr. Rubén Avendaño.