Afirman que una menor dependencia de la industria a los tratamientos contra el piojo de mar (Lepeophtheirus salmonis) es posible. Ya se puede observar mejoramiento gradual en programas de cultivo selectivo para el salmón del Atlántico en Noruega, Islandia y Chile. La mejora gradual e incremental que está ya en marcha se efectúa mediante el registro constante de rasgos y la genotipificación de las poblaciones de reproductores.

Investigaciones recientes, en las que participaron científicos de Benchmark, han identificado nuevos rasgos objetivo para cuantificar la resistencia innata de un salmón individual al parásito. Es probable que se llegue a identificar genes candidatos que den como resultado una resistencia mucho mayor al piojo de mar, generando posibles sinergias con otras soluciones, como el desarrollo de vacunas y mejoras en la respuesta a tratamientos.

“En términos de resistencia total, creo que podría ser un excelente ejemplo de cómo la edición genética podría tener un impacto positivo disruptivo en la industria a medio plazo”, señaló  Ross Houston, director de innovación en Benchmark Genetics, quien explicó que la edición de genes y vías específicos podrían mejorar la respuesta inmune temprana del salmón del Atlántico al piojo de mar, incrementándola a niveles de resistencia similares a los que tienen las especies del Pacífico.

Experimentos pioneros en su clase

Los experimentos que se están llevando a cabo – con desafíos de resistencia al piojo de mar con salmón del Pacífico resistente y salmón del Atlántico susceptible en un entorno común– ayudarán a comprender los mecanismos de resistencia subyacentes.

“La edición genética se puede usar para probar si la modulación de ciertos genes o vías clave da como resultado una mayor resistencia en los animales Atlánticos en comparación con los grupos de control no editados”, agregó Houston. “Cuando se identifican los objetivos, es clave considerar cómo y cuándo se puede integrar la edición de genes en los programas de mejoramiento. No es un reemplazo para la cría selectiva, sino una herramienta más a disposición de los criadores”, acotó.

Según Houston, la genética y los programas de mejoramiento pueden considerarse como parte de un enfoque ecológico para abordar algunos de los desafíos de la industria para mejorar la salud, el crecimiento y la adaptación a nuevas dietas.

En constante búsqueda de la mejora

Hoy en día, hay varias soluciones disponibles para combatir al piojo de mar, pero ninguna es completamente efectiva. Los tratamientos químicos tienen algunos inconvenientes, ya que pueden causar efectos medioambientales negativos, así como la posible adaptación y consecuente resistencia del piojo a los agentes químicos.

“El sistema CleanTreat de Benchmark es un ejemplo de una solución innovadora para prevenir en gran medida el efecto medioambiental negativo. También existen otras opciones, como la eliminación térmica o física de los piojos, o el uso de peces limpiadores. Cada uno de estos tiene un mérito significativo, pero también algunos inconvenientes en términos de impacto en el bienestar animal”, explicó Houston.

“La industria del cultivo del salmón es extremadamente activa en el desarrollo y la aplicación de nuevas tecnologías para combatir al piojo de mar, y Benchmark se enfoca en las últimas innovaciones genéticas. El alto conocimiento y las avanzadas tecnologías de la investigación genética actual brindarán nuevas oportunidades en el futuro, y nuestro objetivo es estar preparados para llevarlos al mercado”, concluyó.

Cada vez más cerca de la resistencia total al piojo de mar

El piojo de mar continúa siendo un importante problema para la industria del salmón, costándole al sector acuícola mundial casi 800 millones de libras esterlinas cada año. La cría selectiva y las nuevas tecnologías no solo juegan un rol esencial en la mejora de la salud y el bienestar de los animales, sino que cuentan con un significativo potencial para aumentar la resistencia a los piojos de mar.

«El piojo de mar es sin duda un problema que estará presente durante varios años en la industria del salmón. Por lo tanto, es importante adoptar un enfoque integrado para su prevención, manejo y tratamiento. Creo que la genética ocupa una posición estratégica importante para abordar este problema, ofreciendo prevención en etapa temprana a través de cepas de salmón más resistentes al parasito», comentó Houston.

El problema del piojo de mar le llevará a la industria un tiempo considerable en resolver y, por tanto, es esencial no concentrarse en una única herramienta para combatirlo, sino en varias.

Programas de cría en constante mejoramiento

Huston considera realmente estimulante el reto de implementar los más recientes avances científicos en técnicas y herramientas de vanguardia para generar un impacto real y tangible en la industria acuícola. Después de completar su doctorado en Genética Porcina en la Universidad de Aberdeen (2004), pasó directamente a una posición de posdoctorado en Genética de Salmón del Atlántico en el Instituto Roslin de la Universidad de Edimburgo, para luego unirse al equipo de expertos de Benchmark a principios de este año.

Houston, con quien el equipo de Benchmark Genetics lleva años colaborando, es uno de los principales expertos en genética acuícola del mundo y ha desempeñado un papel clave en el desarrollo de herramientas y técnicas genéticas para apoyar la acuicultura del salmón.

“Benchmark tiene un criterio vanguardista con respecto a la implementación de avances innovadores. Este criterio, unido a la profesionalidad y calidad del equipo humano, fueron factores determinantes para atraerme a mi actual puesto en la compañía”, comenta Houston.

“Con sus programas internos de mejoramiento comercial líderes en el mundo para salmón, camarón y tilapia, junto a sus servicios genéticos para muchas otras especies, Benchmark se encuentra en una inmejorable posición para facilitar la utilización de las últimas tecnologías en soluciones reales para la industria”.

Houston es bien conocido en la comunidad científica de genética y acuicultura. Desde su incorporación como director de Innovación de Benchmark, trabaja en proyectos para la utilización de herramientas genómicas de mejora en los programas de cultivo selectivo de las principales especies de interés para Benchmark, y asume el liderazgo de varios proyectos enfocados en la investigación de tecnología de edición genética para generar un impacto positivo y disruptivo en la industria.