Destacando que se reconoce y visibiliza la labor de la gente de mar, y se incluyen conceptos como de seguridad alimentaria y cadena de valor alimentaria, el Senado despachó a la Cámara de Diputadas y Diputados el proyecto que regula la sostenibilidad económica y social de la actividad pesquera y acuícola.

La moción –que fue presentada por los senadores David Sandoval y Kenneth Pugh, y los exsenadores Jorge Pizarro y Rabindranath Quinteros- contó con 32 votos a favor y 1 abstención y modifica la Ley General de Pesca y Acuicultura, incluyendo el desarrollo de cadenas de valor alimentarias sostenibles.

El senador David Sandoval, uno de los autores, informó los alcances del proyecto y detalló que “busca establecer algunos elementos que no están hoy contemplados en la ley (…) Incorpora conceptos como seguridad alimentaria y cadena de valor alimentaria, de esta manera el Estado debe asegurar el aprovisionamiento de alimentos a la población”.

Además, precisó que se reconocen las diferentes realidades e intereses de las macrozonas, con especial atención en los territorios especiales y en las zonas extremas y aisladas, potenciando la toma de decisiones a nivel regional.

En otro orden, valoró que se visibilizan aspectos trascendentales como personal embarcado y se busca evitar impactos negativos.

El senador Iván Moreira destacó que “la actividad pesquera es la segunda mayor industria de nuestro país, después de la minería, que mueve miles de trabajos directos e indirecto, que constituye una forma de vida que ha permanecido por generaciones” y recordó que la acuicultura ha permitido más de 60 mil empleos.

A su turno, el senador Gastón  Saavedra reconoció la importancia de la sustentabilidad y el componente social. “El sector pesquero nunca había sido tratado con visión ecosistémica o integral (…). En este proyecto se comienza a caracterizar quiénes son estos trabajadores en los diferentes ámbitos”.

Para el senador Kennteh Pugh “la pesca es un oficio vital, trascendental, histórico y ancestral (…) El pescado es la mejor proteína que alimenta a la humanidad”. El legislador recalcó que se avanza en forma sistémica, con sostenibilidad económica y social.

Argumentando su abstención, la senadora Claudia Pascual llamó a “resguardar con más fuerza nuestros recursos pesqueros y naturales” e indicó que espera la propuesta en relación a las modificaciones a la ley de pesca. “Ha sido complejo avanzar bajo el enfoque sistémico, cuando tenemos una ley hecha para la industria y no ha puesto en el centro a las y los trabajadores”, lamentó.

Contenidos del proyecto

– Incorpora, como objetivo de la Ley General de Pesca y Acuicultura, la sostenibilidad económica y social del sector.

– Dispone que, en los objetivos de largo plazo que deberán establecerse para la correcta interpretación y aplicación de la política pesquera nacional, deberán considerarse aquellos destinados a impulsar el desarrollo de cadenas de valor alimentarias sostenibles.

– Incorpora como objetivos de largo plazo, aquellos destinados a: evitar, dentro de lo posible, el impacto negativo en lo económico y social que las políticas y medidas adoptadas tengan respecto de los trabajadores y trabajadoras del sector pesquero y acuícola incluidos los de la industria extractiva y de procesamiento, como de la pesca artesanal, así como respecto de los demás intervinientes sectoriales de la cadena de valor; y reconoce las diferentes realidades e intereses de las macrozonas,

– Reformula conceptos aplicables a la Ley General de Pesca como: industria pesquera; trabajador y trabajadora de la industria pesquera extractiva; trabajador y trabajadora de la industria de procesamiento; y trabajador y trabajadora del sector acuícola.

Fotografía: Archivo Sernapesca.