En cumplimiento a las funciones encomendadas a la Policía Marítima, previo a “Semana Santa” y teniendo en cuenta el aumento significativo del consumo de mariscos por parte de la población, fue necesario desplegar medios terrestres y marítimos a fin de fiscalizar que la extracción, el trasporte y la comercialización de productos del mar, fuese realizado bajo todas las legalidades y normativas vigentes.

Gracias a este trabajo se pudo lograr la incautación de más de 5.2 toneladas, entre diferentes tipos de recursos.

Asimismo, se hace presente que los infractores fueron puestos a disposición del Juzgado de Letras de Castro por contravenir e infringir la Ley General de Pesca y Acuicultura y sus artículos sancionatorios, además de ser citados a fiscalía marítima local, por diversas faltas a la legislación marítima vigente.

Fotografía: Directemar