Dos años se apronta a cumplir el gremio del Consejo del Salmón, asociación inicialmente conformada por las empresas AquaChile, Australis, Cermaq, Mowi y Salmones Aysén y a la que se sumó Australis el segundo semestre de 2021. “La industria salmonicultura chilena es una actividad económica muy regulada, pero se sabe poco y nosotros queremos dar a conocer sus avances y desafíos”, sostiene Joanna Davidovich, directora ejecutiva del Consejo del Salmón.

En conversación con Medios AQUA la representante gremial enfatiza que es posible impulsar el desarrollo de la salmonicultura chilena y hacerlo de manera sustentable cuidando el medio ambiente. De hecho, ése ha sido uno de los temas que han planteado como organización tanto a convencionales como en distintas instancias legislativas.

“A través del diálogo constructivo, tenemos que trabajar juntos por el desarrollo sostenible de la salmonicultura que es tan importante para el progreso de las regiones del sur de Chile”, señala Joanna Davidovich.

En esta misma línea, sobre el trabajo de la convención, señala que “lo primordial es avanzar en conjunto con amplios consensos en un texto que ayude a impulsar el desarrollo sustentable del país. Esperamos que en el texto final prime una visión de progreso en el país de largo plazo en el que se incluya la visión de sostenibilidad”.

De hecho, sostiene que “estamos en un período de oportunidad para iniciar un trabajo conjunto, sector público y privado, que permita impulsar el desarrollo sustentable de la salmonicultura y sus encadenamientos productivos. Y hacerlo pensando en los próximos 20 o 30 años de esta actividad. Queremos ser parte de esa discusión y creemos que hay espacios para generar instancias de diálogo y avanzar con una meta común”.

Para el Consejo del Salmón en toda dimensión se requiere establecer un diálogo en base a información objetiva sobre una actividad productiva que en sus cerca de 40 años se ha modernizado y tecnologizado y que ha aprendido de sus errores, perfeccionando sus procesos productivos.

“Vemos necesario reforzar el diálogo constructivo entre todos los actores, sector público, privado y comunidades, a través de un trabajo que perdure, que contribuya a dar certezas y avanzar en acuerdos que permitan los beneficios del encadenamiento productivo en las regiones donde operamos”, sostiene Davidovich, quien menciona como un buen ejemplo de la efectividad de las alianzas el programa de proveedores de Aysén, PTI, del cual forma parte del Consejo del Salmón y que permite potenciar el desarrollo de las pymes que entregan bienes y servicios a la salmonicultura a través de la visibilización, articulación y capacitación para lograr el mejor desarrollo de los proveedores locales.

Sobre la relación de la salmonicultura con las comunidades, destaca el programa “Sur Emprende”, cuyas inscripciones partieron este lunes y que busca impulsar emprendimientos en siete comunas de las regiones de Los Lagos y Aysén, así como el apoyo entregado a las familias de Castro que perdieron sus viviendas en el incendio. El proceso de reconstrucción de ya lleva un 20% de avance con viviendas de alto estándar y cuya primera fase de entrega será en agosto de este año.

Exportaciones y costos

Las exportaciones de salmones llegaron a US$1.677 millones el primer trimestre de este año, lo que implica un crecimiento de 27,5% respecto del mismo periodo de 2021. “Esto consolida la recuperación y permite dejar atrás los efectos de la pandemia del Covid 19 que se sintieron durante todo 2020 e inicios de 2021”, señala Joanna Davidovich.

Hacia futuro, la economista precisa que aún hay mucha incertidumbre debido al contexto económico mundial y nacional, las dificultares logísticas y el conflicto Rusia Ucrania que ha generado un alza importante en los costos de petróleo, y las materias primas que han aumentado los costos de alimentos y de transporte del salmón. “Mantenemos las buenas perspectivas pues vemos una sólida demanda por salmón chileno, pero todo dependerá de cómo evolucionen varios acontecimientos como la guerra y el control del covid”, anticipa.

Antibióticos y escapes

En relación al uso de los antibióticos, sostiene la industria está enfrentando la materia desde varios frentes, desde la alianza con el Monterrey Bay hasta participar activamente en el proyecto de ley que lo que busca es combatir la resistencia a los antimicrobianos, que representa un desafío muy importante para la salud. “En el cultivo del salmón tratamos con seres vivos y si los peces se enferman debemos velar por su bienestar y cuidarlos. Los peces se tratan con antimicrobianos de uso exclusivo veterinario de manera regulada y autorizada por la autoridad, con prescripción medico veterinaria, con productos autorizados por el SAG y bajo las directrices de Sernapesca, la organización mundial de bienestar animal y los reguladores de los distintos países a los que exportamos que son muy exigentes”, precisa la directora ejecutiva del gremio, quien agrega que la salmonicultura ha realizado un trabajo sistemático para reducir el uso de antibióticos de manera responsable y que por cierto seguirá avanzando en esa línea.

“La industria salmonicultora chilena ha realizado un trabajo sistemático para reducir el uso de antibióticos de manera responsable, controlada y con fármacos de uso veterinario. Creemos que se está avanzando en la dirección correcta y estamos explorando nuevos caminos a través de la ciencia para profundizar la velocidad en futuros espacios de mejora”, indica.

Sobre otro de los temas de sustentabilidad donde la salmonicultura enfrenta desafíos son los escapes, materia donde Joanna Davidovich señala que la acuicultura está expuesta a enfrentar ocasionalmente escapes, debido al aumento de eventos climatológicos extremos producto del cambio climático; una mayor población de depredadores capaces de romper jaulas y redes; y actos maliciosos, que a veces ocurren. Sin embargo, precisa, los escapes son la excepción y han disminuido sistemáticamente, de hecho, en la última década los peces escapados fueron 0,2% de la cosecha

Puntualmente en relación al proyecto de ley que actualmente se debate en el Congreso, sostiene que es relevante porque permite abordar el tema y pone el foco en la prevención. “Esto es fundamental, pues debemos tratar de evitar los escapes los que son un problema para todos, incluidas las empresas, ya que los peces son un activo relevante.  En esa línea va la nueva resolución de Subpesca para evitar rupturas con mayores exigencias para módulos y fondeos. Sin embargo, el proyecto es perfectible especialmente en las sanciones, las que actualmente no guardan proporción con las conductas sancionadas y presuponen responsabilidad del productor, aun cuando no la haya”, explica.

Fotografía: Consejo del Salmón.