La empresa productora de truchas, Kames Fish Farming Ltd. en Escocia, y los criadores de salmón coho, Salmones Aysén en Chile, se han dedicado durante mucho tiempo a cuidar las aguas donde crían sus peces de alta calidad. En este propósito, se han unido a la iniciativa SeaFurther Sustainability de Cargill para mejorar aún más sus operaciones para cumplir con los objetivos de sostenibilidad.

Las tres áreas clave de SeaFurther son:

  • Transformación de materias primas: Trabajar con clientes y proveedores para identificar y cultivar ingredientes amigables con el planeta y encontrar nuevas formas de reutilizar subproductos.
  • Innovar y mejorar: Centrarse en formas de aumentar el desempeño de los peces, sacar el máximo provecho de la producción utilizando menos recursos y reduciendo el impacto en el océano.
  • Salvaguardar la salud animal: desarrollar nutrición para peces que promueva y mejore la salud y el bienestar de los peces de cultivo y trabajar con nuestros clientes para garantizar que los peces bajo su cuidado se manejen con los más altos estándares.

“Para desarrollarse de manera sostenible, la acuicultura debe minimizar las emisiones de carbono que genera. Con SeaFurther, ayudamos a los productores de salmón a trazar un camino hacia las emisiones netas cero, ayudándolos a cumplir con los science-based targets (objetivos basados ​​en la ciencia) que ha establecido la industria”, dijo Helene Ziv-Douki, presidenta del negocio de nutrición acuícola de Cargill.

La ejecutiva agregó que “todo comienza con comprender los objetivos de nuestros clientes y analizar su situación actual; luego, en función de los datos que recopilamos en sus centros de cultivo Cargill puede identificar con precisión los puntos críticos en la cadena de valor donde será posible intervenir para reducir las emisiones. Para desarrollar los tres pilares clave de SeaFurther, nuestro negocio de alimentos trabajará en el desarrollo de proveedores, materias primas y eficiencia. Al ayudar a los clientes a aprovechar oportunidades en estas áreas, así como al apoyar la salud y el bienestar de los animales, Cargill puede desempeñar un papel fundamental para el éxito de sus socios y contribuir a reducir la huella de carbono de la industria”, concluyendo que “lanzado en salmón y trucha, SeaFurther también se puede aplicar a otras especies, donde el impacto será aún mayor. Cuanto más crezca nuestra experiencia entre ahora y 2030, más reducciones podremos lograr”.

La iniciativa SeaFurther combina el conocimiento nutricional líder de Cargill con su experiencia en la cadena de suministro para crear oportunidades para que sus clientes implementen reducciones significativas en las emisiones de carbono en línea con los science-based targets (objetivos basados ​​en la ciencia). Cargill ha creado un sistema de datos sobre sus proveedores de materia prima y sus clientes, a partir del cual puede identificar e implementar opciones para reducir las emisiones de carbono desde el origen de la materia prima hasta el pez en la cosecha para cada cliente. Esto crea un camino de reducción creíble para cada cliente y luego abre la oportunidad de compensar las emisiones restantes para crear un pez con emisiones netas cero, que tiene un gran atractivo para el mercado. La gestión de las emisiones de carbono de esta manera apoyará el desarrollo de la acuicultura sostenible como lo exige la Blue Food Assessment.

Dave Robb, líder del programa para la iniciativa de sostenibilidad SeaFurther de Cargill, comentó que “SeaFurther ha creado colaboraciones verticales con nuestros proveedores y clientes y colaboraciones horizontales dentro de Cargill. Alinearse con un objetivo común de reducción de carbono simplifica el mensaje, pero SeaFurther apoya mucho más que el objetivo de carbono para la acuicultura sostenible. La premisa se basa en crear un enfoque y datos comunes para ofrecer cadenas de suministro sostenibles para alimentos y agricultura”.

Cargill ya ha identificado «puntos críticos» donde estas empresas pueden mejorar de inmediato sus operaciones para ayudar a reducir el carbono. Por ejemplo, en el corto plazo, se formularán alimentos con las mismas propiedades nutricionales que antes requerían los clientes, pero con una menor huella de carbono. Esto significa que los peces alimentados con estas estrategias nutricionales crecerán tan bien como antes, pero con menos emisiones de carbono. Esto puede impulsar una cierta reducción en la huella. Pero además, durante los próximos años, Cargill trabajará con sus proveedores para producir materias primas con menores emisiones. Luego, estos pueden usarse en las nuevas formulaciones, trayendo más reducciones en línea con la meta de 2030.

Los créditos de carbono de la mesa de comercio de carbono de Cargill podrían luego acoplarse a esta vía de reducción, creando un pez con cero emisiones netas creíble, en línea con el proyecto de guía de la iniciativa Science Based Targets. Esto trae un producto sólido al mercado: un salmón o trucha con cero emisiones netas de carbono, con un claro camino de reducción para reducir las emisiones cada año.

“Reconocemos nuestro papel como proveedor de una solución para la recuperación de los océanos mientras alimentamos a la creciente población y comprendemos la responsabilidad que conlleva la acuicultura. Estamos orgullosos de liderar el camino para reducir las emisiones de la industria de la trucha a través de esta asociación con Cargill, comentó Neil Manchester, director general de Kames Fish Farming Ltd. “Sin embargo. La eficiencia del carbono que da como resultado la reducción de emisiones solo se logrará por completo si trabajamos juntos en toda la cadena de suministro, por lo que es fantástico que esta iniciativa y la comunicación abierta se lleven a cabo rápidamente y a gran escala”.

“Salmones Aysén es una empresa familiar dedicada la producción y comercialización de coho, que está siguiendo el camino para poder convertirse en una empresa carbono neutral, con un producto carbono neutral, por un par de años ya. Generando nuevas políticas de producción y procesamiento de nuestro Salmon, la compañía está cambiando su cultura adoptando esta nueva manera de producir, de manera de conseguir, no solo una producción con emisión cero, pero de una manera sostenible y justa. Nuestro compromiso viene desde el corazón de la compañía, puesto que es una convicción que sus dueños tienen, no sólo para salmones Aysén, si no que en la vida. Es por esta razón que nos hemos comprometido con Seafurther y con Cargill para poder lograr este objetivo que estamos convencidos conseguiremos en los próximos años”, destacó Pablo Baraona, director de Salmones Aysén.

Para obtener más información sobre SeaFurther, visite cargill.com/seafurther.

Fotografías: Cargill