Atando Cabos, cleantech company dedicada a la reutilización de desechos plásticos y su transformación en productos de alto valor, encontró la forma de que estos residuos nunca más vuelvan al medioambiente, transformándolos en productos hechos con material reciclado y denominación de origen.

Desde la empresa comentaron a AQUA que “la trazabilidad permite otorgar credibilidad al proceso, lo que es muy importante. Cuando nos enfrentamos a un producto que dice “material reciclado”, creemos en ello, pero no tenemos la certeza de que así sea. Al contar con un proceso de trazabilidad, podemos identificar cada desecho en todo el ciclo, o sea desde dónde viene y en lo que se convirtió, todas las veces”, a lo que agregaron que “trazar nos permite medir, cuantificar y tangibilizar el impacto positivo en todo el ciclo: desde el lugar más remoto hasta el punto final, permitiendo identificar el origen exacto de cada desecho plástico”.

Atando Cabos desarrolló esta tecnología para trazar todo el proceso, a través de su software T.R.S.T. (simulando palabra “Confianza” en inglés), que es una plataforma de trazabilidad que hoy está siendo utilizada en diferentes industrias. Gracias a esto, es posible decir que hoy tenemos el primer plástico con denominación de origen en el mundo, según fue señalado.

Esta innovación, basada en blockchain, permite trazar el impacto positivo de su quehacer en todo el ciclo: desde el lugar más remoto en cualquier lugar del mundo hasta el producto final, permitiendo identificar el origen exacto de cada desecho plástico.

Esta innovación ya está siendo aplicada en la acuicultura “trazando y transformando sus residuos como cabos y planzas, redes, boyas y flotadores, evitando su filtración y que terminen en lugares no dispuestos. Aseguramos y demostramos que todos fueron correctamente valorizados y que nada quede en el medioambiente. TRST permite tener la total certeza de que estos residuos, una vez terminada su vida útil, entren en el ciclo de la economía circular”, comentaron desde Atando Cabos.

“Hoy, con los residuos de la acuicultura, estamos desarrollando una diversidad de productos para otras industrias, como por ejemplo: cajas de fruta de exportación, pallets de logísticas, drenes para la construcción, pisos para espectáculos, entre otros. Esto es economía circular 2.0: traspasar fronteras para que los residuos de una industria sean recursos para otra”, concluyeron.

TRST está dirigido a todas las empresas e industrias, pues les permite generar informes con data real, en línea y acreditada a sus diferentes áreas para su uso interno y externo.

Al tener los procesos medidos, se puede entregar información fidedigna con respecto al cumplimiento de normativas y leyes (ej: Ley Rep) y así como metas medioambientales impuestas tanto por las propias empresas como por los gobiernos (ej: medición de huella de carbono).

¿Cómo funciona el proceso?

Fotografías: Atando Cabos